ARTÍCULOS

10 juegos que los gamuzinos quieren en la PlayStation Classic

Clásicos básicos

PSX mini

Hace poco se anunciaba públicamente la PlayStation Classic, la consola mini de SONY que reproducirá en formato reducido la mítica y añeja primera consola de la marca. A falta de que se confirme el catálogo definitivo de juegos que incluirá de partida (o si tendrá la posibilidad de añadir más luego), los gamuzinos, no cortos ni perezosos, saltaron a las redes a decirnos cuales de sus títulos favoritos no podían faltar a la cita. De entre ellos, hemos escogido 10 que os recopilamos en esta lista:

Legend of Dragoon

Este genial JRPG exclusivo desarrollado por SCEI tuvo muy buena acogida entre los fans, pero por alguna razón SONY no hizo nada con la franquicia más tarde, dejando a aquellos que disfrutaron de las aventuras de Dart y compañía con ganas de más. A falta de secuelas, bien nos vendría contar con él en el catálogo de la PS Classic.

Spyro the Dragon

Este fenomenal plataformas protagonizado por un simpático dragoncito púrpura nos ofrecía una enorme libertad por los escenarios, mientras coleccionabamos gemas y liberábamos a los demás dragones. Aparte de un colorista apartado gráfico, que además permitía que los personajes gesticulasen (en una época en la que las limitaciones visuales no les solian permitir algo más que un tímido movimiento de cabeza), aquí nos llegó traducido y doblado al castellano, con unos actores que supieron trasladar el humor del juego.

Croc

Donde Spyro era una contrapartida a Mario 64 con un reptil por protagonista, Croc hacía lo propio con la fórmula de Crash Bandicoot. El cocodrilo se movía por rutas en las que más que la exploración primaba la habilidad para sortear los obstáculos repartidos por nuestro recorrido. En esta ocasión no nos hizo falta doblaje porque la aventura de Croc estaba contada en simpáticas secuencias sin necesidad de palabras.

Silent Hill

De forma casi antagónica a los fondos pre-renderizados y los protagonistas de fuerzas especiales de los Resident Evil, Silent Hill noscolocaba en entornos tridimensionales iluminados en tiempo real con nuestra linterna, y nos hacía vivir la pesadilla de Harry Mason, un hombre normal y corriente que perdía a su pequeña hija en la ciudad que da nombre al juego. Bebiendo fuertemente de la novela corta “La Niebla” de Stephen King y otros muchos trabajos de terror, el juego es todo un imprescindible del género.

Tomb Raider

Uno de los grandes abanderados de la revolución de las 3D, el primer Tomb Raider se convirtió en sinónimo de aventura y exploración por tumbas misteriorsas, y a su protagonista, Lara Croft, en un icono del mundo de los videojuegos. Aunque la fórmula se refinó y gano en variedad jugable y vistosidad con la celebrada secuela, este primer capítulo conserva aún una pureza que se disfruta enormemente a los mandos.

Digimon World

El juego de Bandai nos permite introducirnos en el mundo de los V-Pets, la versión de bolsillo de los monstruitos digitales lanzada antes de la serie de animación. En esta aventura criábamos un Digimon desde su etapa bebé hasta que evolucionaba a su forma más poderosa. Como detalle divertido, si no dejábamos al pobre digimon aliviar sus necesidades durante demasiado tiempo se podía acabar convirtiendo en un engendro horrendo devorador de excrementos.

Crash Bandicoot 3

Poco se puede decir de esta obra maestra de Naughty Dog. Cualquier plataformas de la serie Crash hubiese estado bien, pero el tercero lo bordaba: un apartado gráfico de los mejores de la consola, una jugabilidad a prueba de bomba y un notable doblaje al castellano. Además del sistema de juego habitual, esta entrega nos permitía controlar una serie de vehículos, como el biplano o la moto de agua. A pesar de recibir un lavado de cara en el remake Nsane Trilogy, este es uno de esos juegos por los que no pasan los años.

Bloody Roar 2

La segunda parte de la serie de juegos de lucha nos permitía desatar nuestro lado animal al más puro estilo Frosties y repartir estopa convertidos en hombres lobo o mujeres murciélago. El apartado gráfico destacaba en la época, y al igual que Soul Blade contaba con límites en los rings que podíamos aprovechar para arrinconar a nuestro rival. Un juego macarra y urbano cuya fórmula no ha sido imitada aún por otros.

Castlevania: Symphony of the Night

El juego que acuñó el subgénero conocido como Metroidvania, Symphony of the Night combinaba el plataformeo de las entregas clásicas, lo pasaba por el marco de la exploración de los juegos de Samus, y le añadía encima de todo ello matices de JRPG, con evolución por niveles, y objetos de un inventario creciente que modificaba nuestras habilidades. Todo ello coronado por la alucinante banda sonora de Michiru Yamane y los memorables diseños de Ayami Kojima, dos veteranas cuyo estilo forma ya parte indivisible de la identidad de la saga. ¡Hasta el mismo Drácula se revolvería en su tumba si este juego no estuviese en la PS Classic!

Dino Crisis 2

Aunque a la primera parte se la podía tildar de ser un mero Resident Evil con dinosaurios, la secuela regresaba impregnada de espectacularidad, con una jugabilidad donde el terror quedaba totalmente aparcado en pos de la acción desenfrenada, permitiendonos acumular combos masacrando las oleadas de saurios salvajes, obteniendo así puntos con los que comprar mejores armas y más munición.  Las junglas prehistóricas, representadas por fondos prerenderizados, daban forma a un apartado visual de lo mejorcito de aquella época.

Estos son 10 de los jeugos que los gamuzinos consideran que deberían estar en el catálogo de PlayStation Classic. ¿Echáis en falta vuestro juego favorito? ¡No dudéis en contárnoslo en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.