ARTÍCULOS RETRO

25 aniversario de Star Wars X-Wing

¡Alas en posición de ataque!

Un febrero como este que nos deja, hace 25 años, se lanzaba para PC Star Wars X-wing, el mítico simulador 3D de combate espacial de la difunta LucasArts que nos ponía a los mandos del icónico Incom T-65B, más conocido como Ala X, el caza con el que el escuadrón pícaro lograba poner fín a la Estrella de la Muerte.

Lanzado en 1993, el juego no pretende ser una representación fiel o físicamente realista de combate espacial, sino que trata de transmitir las mismas sensaciones que los filmes: hay sonido y explosiones en el espacio, y al igual que en las películas de la saga galáctica, las naves se comportan más como aeroplanos de combate que como objetos en el vacío del espacio.
Lo cual no se traduce en simpleza o estilo arcade, nada más lejos: el juego es complejo y nos ofrece montones de opciones de pilotaje, siendo una de las más celebradas el manejo manual de los escudos deflectores, pudiendo derivar la potencia a las pantallas delanteras o traseras (¡como el la peli!) o sustraer potencia a las mismas para emplearla en la potencia de fuego a costa de nuestra propia integridad frente a disparos enemigos. También contamos con total visibilidad a través de los distintos puntos de vista de nuestra cabina (¡si miramos hacia atrás vemos a nuestra unidad R2!)

Otra de las características más celebradas fue el uso de cinemáticas durante un muy cuidado modo campaña, en el cual participabamos del ascenso de un piloto rebelde, algo inusual en una época en la que los demás simuladores o juegos de combate espacial se limitaban a ser una recopilación de misiones inconexas.
A bordo del crucero rebelde Independence, recibiamos nuestras órdenes en una reunión informativa antes de cada misión. Al final de la historia, luchábamos codo con codo con el mismísimo Luke Skywalker y nos lanzábamos al asalto de la Estrella de la muerte (el cual ya cubrimos hace algún tiempo en nuestro recopilatorio).
A este estilo más cinematográfico ayudaba el sistema de sonido iMUSE, el cual cambiaba el tono de la música MIDI de forma contextual dependiendo de situación que hubiese en pantalla y las acciones del piloto. De esa manera, y solo por el cambio en la banda sonora, podíamos saber si habían llegado al área refuerzos enemigos, o si habíamos abatido a nuestro objetivo.

Tras su estreno en disquetes, el juego sería relanzado en CD (uno de los primeros títulos en hacer uso de esta tecnología) y en una plétora de versiones, amén de dar pie a la su título hermano Star Wars Tie Fighter, donde en un interesante giro de planteamiento seguimos, por primera vez en un juego de Star Wars, la perspectiva de un piloto Imperial y el punto de vista entre los rangos de “los malos”.

Si os apetece darle una oportunidad a este clásico impepinable, que sigue siendo tan divertido hoy como lo era en su día, lo tenéis disponible en su edición especial (así como otros títulos del resto de la saga) en la tienda de GOG a través de este enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.