25 años de Mario Kart

Puede que este septiembre no vaya a ser la bomba nostálgica de aniversarios que ha sido este verano, pero sin duda intenta no quedarse atrás en el retrovisor, acelerando a tope con el 25 aniversario de Mario Kart. En 1992 se lanzaba en Estados Unidos “Super Mario Kart” para SNES, el primer juego de carreras de karts de consola, y el primero de la celebérrima serie donde los personajes del universo del fontanero italiano se baten el cobre en coloristas circuitos, mientras intentan impedir el avance de sus competidores mediante el uso de power ups como conchas de tortuga y piles de plátano. No hay duda de que los personajes de Nintendo han sabido sacarle patido al canet de conducir.

Creado con la intención de producir un juego que fuese capaz de mostrar dos jugadores en la misma pantalla simultaneamente, “Super Mario Kart” fue producido por Sigeru Miyamoto y dirigido por Tadashi Sugiyama y Hideki Konno, a partir del deseo de crear un juego de carreras para dos personas en contraste con la experiencia para un solo jugador de F-Zero (que había sido título de lanzamiento). Las limitaciones del hardware de la SNES y la fuerte apuesta por el multijugador impidieron la inclusión de circuitos tan elaborados como los de F-Zero, pero por contra la jugabilidad demostró ser rica, novedosa e imbatible.
Dichas limitaciones no significan que el juego no resultase punta de lanza gráfica en el momento de su lanzamiento: todo el mundo alabó universalmente el empleo del genuino modo 7, la técnica de SNES que permite rotar y escalar un plano texturado en 3 dimensiones, para la representación de los circuitos.

Curiosamente, no fue hasta pasados tres meses desde el comienzo del desarrollo que el equipo decidió convertirlo en un título de Mario. A pesar del innegable carisma adicional que esto le aporta, la clave del éxito de Mario Kart radica en su jugabilidad: mediante un tipo de diseño llamado “rubber banding” (goma elástica) se ajusta la dificultad de forma dinámica. Así, los power-ups, aunque aleatorios, cambian su naturaleza dependiendo de la posición del jugador en el circuito y, de esta manera, un jugador que vaya retrasado recibirá más setas que le den impulso, o items más poderosos que los que vayan en primeras posiciones. De esta forma siempre existe una posibilidad de que todos los jugadores puedan mantenerse competitivos y en igualdad de condiciones: todo puede ocurrir. A este respecto, aunque apareciese en “Mario Kart 64”, merece mención especial la infame concha azul, la cual ataca de forma automática e innevitable al corredor que vaya en primera posición, convirtiendose en el nivelador por antonomasia.

Las pistas, tanto para las cuatro Copas como el modo Batalla, han sido definidas como poco menos que perfectas por la prensa, más particularmente “Battle Mode Course 4” y la ya mítica “Rainbow Road”, y han inspirado, por temáticas y diseño, a todos los juegos posteriores de la saga. Numerosos obstáculos recurrentes hacen su aparición, y se convertirían en señas de la serie, como los Thwomps (las rocas con cara enfadada) en las pistas ambientadas en el castillo de Bowser, los Cheep-cheeps (los peces voladores) en Koopa Beach, y las barreras de tubería. La totalidad de los 20 circuitos está disponible como extra desbloqueable en el juego de GameBoy Advance “Mario Kart: Super Circuit”, y remakes de varios de ellos aparecen como parte del Retro Grand Prix en Mario Kart DS, Wii, 7 y 8, lo cual atestigua el cariño que le profesan a la entrega original tanto los diseñadores como los fans.

Una vez asentados unos cimientos tan sólidos, este sería el comienzo de una exitosa serie de títulos de carreras; y si por algo se ha caracterizado la saga Mario Kart, es porque todas las iteraciones posteriores no solo han incluido nuevos personajes, pistas o items, sino también elementos jugables, como el paso a las 3D de “Mario Kart 64”, el juego cooperativo y de karts de dos jugadores de “Mario Kart: Double Dash”, el multijugador online de “Mario Kart: DS”, los controles de movimiento y las motos de “Mario Kart: Wii”, los gráficos 3D estereoscópicos, la vista en primera persona y los planeadores de “Mario Kart 7” , y las mecanicas anti gravedad de “Mario Kart 8”, el cual no solo es el primer título de la serie en HD, sino que supone un increible remozado visual de la saga, con unos gráficos impresionantes que ahora, además, nos podemos llevar a cualquier parte sin tener que hacer ningún compromiso en lo visual gracias a la versión de Nintendo Switch.

Mario Kart es una de las mejores experiencias multijugador, y sus títulos, independientemente de su solera, no solo se siguen jugando entre amigos en las fiestas en casa, sino que son a todes luces juegos imprescindibles que no pueden faltar en la juegoteca de cualquier aficionado que se precie.

 

Acerca del Autor

Lazaro

1 Comment

  1. Raff 01/09/2017 at 1:58 pm #
    grandísima saga, no sé qué más le pueden meter para mejorarla

Hacer un comentario