ANÁLISIS

Análisis Puyo Puyo Tetris

Quién le iba a decir al bueno de Alekséi Pázhitnov allá por junio de 1984 que el videojuego que estaba creando tan tranquilamente acabaría convirtiéndose de largo en el título más vendido de la historia, llegando en 2017 a casi 500 millones de copias vendidas, derrumbando así la barrera de las distintas generaciones de hardware, […]

Quién le iba a decir al bueno de Alekséi Pázhitnov allá por junio de 1984 que el videojuego que estaba creando tan tranquilamente acabaría convirtiéndose de largo en el título más vendido de la historia, llegando en 2017 a casi 500 millones de copias vendidas, derrumbando así la barrera de las distintas generaciones de hardware, y convirtiéndose en un icono de este mundillo. Hablamos de un juego que hasta las amas de casa, los encofradores, e incluso los trapecistas conocen. Todo un logro.

En esta ocasión, Tetris se ha unido al conocido juego de puzles Puyo Puyo para regresar con una propuesta muy interesante destinada a los amantes de este género.

Por las tierras europeas, Puyo puyo no fue un juego que se prodigara mucho, ya que la mayoría de sus entregas no salieron de Japón. Es una buena noticia que lo volvamos a tener para disfrutarlo, aunque en opinión del que escribe, ningún juego de puzles llega a la altura del único e inimitable Tetris, el papá de todo esto.

Aunque el juego que nos ocupa salió en Japón en 2014 para todas las consolas imaginables, a Occidente sólo nos han llegado las versiones de PS4 y Switch, siendo esta última diez euros más cara, aunque también aporta un valor añadido: su portabilidad. Es un placer poder jugar a un puzle de esta calidad en cualquier parte, y si conocemos a más gente que tenga la consola, podemos jugar en red local hasta a 4 jugadores. Toda una locura que proporciona diversión asegurada. Por supuesto, el juego local a pantalla partida hasta para 4 personas, está disponible en las dos versiones.

Entrando ya en materia, podemos encontrar una buena cantidad de modos que nos van a dar bastantes horas de entretenimiento. El primero es Aventura, el cual nos llevará a conocer a una gran cantidad de personajes pintorescos mediante unos diálogos infumables que seguramente pasaremos rápidamente. En este modo completaremos retos concretos del estilo “Vence a este personaje”, o “consigue 1000 puntos en 30 segundos”, tanto a Puyo Puyo como a Tetris (no podemos elegir qué puzle jugar en este modo).

El modo Solo Arcade se divide a su vez en varios tipos de juego en solitario: Versus es el clásico combate normal contra la IA, al número de rounds que elijamos. Fusion es un excéntrico modo creado específicamente para esta ocasión, que mezcla la jugabilidad de Tetris con Puyo Puyo, y da como resultado un puzle un tanto confuso, pero que puede gustar a algunas personas.

Swap nos hará cambiar cada 25 segundos de un puzle a otro, pudiendo aprovechar los combos que hagamos en cada uno para mandar más bloques de penalización al contrincante. En Party podemos llevar a cabo un divertido enfrentamiento en el que obtendremos power ups, así como enviar penalizaciones al rival como por ejemplo no poder rotar las piezas, no ver bien durante un rato, o tener que jugar con Pentominos en lugar de Tetriminos (¡sacrilegio!). Éste es sin duda uno de los modos más interesantes y que nos dará para muchas partidas, siendo los combates a 4 jugadores una garantía de diversión.

Big Bang nos invitará a realizar combinaciones sin parar a un ritmo frenético, en pantallas ya preparadas para ello y en las que no podemos fallar con ninguna pieza. Por último, el modo Challenge nos dejará escoger entre la clásica Maratón de piezas que no dejan nunca de caer, el modo Tiny Puyo (más pequeños de lo normal), y los modos Sprint y Ultra, para intentar batir nuestro propio record de velocidad haciendo líneas.

Todos estos tipos de juego (excepto Challenge) los podemos encontrar también en el modo Multiplayer Arcade, en el que jugaremos localmente con otras personas en vez de contra la IA. Además, tenemos el apartado Lessons, el cual nos dará valiosos consejos que nos pueden ser muy útiles, incluso para los jugadores que ya creían que lo conocían todo sobre estos puzles e iban por ahí dando lecciones.

Por último, tenemos que mencionar el modo Online, el cual no podía faltar, y donde conoceremos el auténtico horror cuando nos emparejen con jugadores japoneses. Aquí podremos jugar a Puzzle league, donde iremos subiendo nuestro rango mundial a medida que ganemos (sólo contra un contrincante), o el modo Free Play, en el que se puede jugar hasta contra tres personas a cualquiera de las variantes que teníamos en Multiplayer Arcade. Como podéis ver, la cantidad de modos de juego es ingente, y tendremos contenido para muchísimo tiempo, a poco que nos guste este género.

En cuanto a la presentación visual, podéis ver en las imágenes del artículo que el juego usa unos gráficos coloridos y alegres, con animaciones para los combos con todos los personajes, y efectos vistosos. Aun así y como es lógico, no estamos ante un título que exprima el potencial de la consola, lo cual tampoco es necesario en un juego de estas características.

La jugabilidad es prácticamente perfecta, estamos ante la última revisión de estos dos clásicos puzles, y tras tantos años se han pulido enormemente sus mecánicas jugables y no tendremos ninguna queja en este sentido. Por supuesto, es recomendable utilizar la cruceta en lugar del joystick, algo que no podemos hacer si jugamos con los dos Joy-con separados de la Nintendo Switch, uno de sus puntos débiles.

El apartado sonoro no nos llamará excesivamente la atención. Contamos con un buen número de melodías que nos acompañarán mientras jugamos, pero tampoco sobresalen, a excepción del clásico tema de Tetris con aires soviéticos y un poco comunistas, del que encontraremos un remix en esta versión. El resto de efectos de sonido están a la altura, no destacan especialmente, aunque a veces se pueden hacer un poco pesados si hacemos varios combos seguidos y el personaje no deja de repetir una y otra vez la misma palabra.

Como conclusión, estamos ante un título atemporal, que se puede considerar imprescindible para los amantes de este tipo de puzles clásicos. Puede ser que a ciertas personas les parezca un juego muy simple, especialmente para el precio que tiene de salida (30 euros en PS4 y 40 en Switch). Si este es tu caso, te recomendamos esperar a una posible rebaja o insinuarle a un familiar que te lo regale. Aun así, no va a faltar la diversión, y es un juego ideal para partidas cortas y para piques y torneos con amigos. ¡Que vayan cayendo esas piezas!

  1. “El clásico tema del Tetris con aires oviéticos”. LOL! Yo no lo habría descrito mejor. Cuando pienso en los rusos de las pelis de la guerra fría, lo que tarareo es la melodía del Tetris mientras imagino a Gagarin haciendo la partida perfecta, LOL

Deja un comentario