RETRO

¿Puede “morir” una saga?

Creo que el título del artículo sirve para entender la pregunta que me planteo y que le quiero cuestionar  a los lectores. ¿Una saga de videojuegos puede morir? ¿Y qué entendemos por morir? ¿Cuándo dejan de sacar juegos para ella? ¿Cuándo deja de tener seguidores? Es un asunto al que le he dado varias vueltas, y para explicaros la conclusión a la que personalmente he llegado, voy a usar como ejemplo una de mis sagas favoritas: Kid Icarus.

Thimbleweed Park, el nuevo clásico de las aventuras gráficas

Thimbleweed Park puede llamar a engaño a primera vista: de entrada parece simplemente una simpática aventura gráfica imitando el estilo visual y jugable de la época dorada de LucasArts, parodiando así mismo algunas de las surrealistas series de agentes federales de los 90 (mayormente Expediente X y Twin Peaks). Sin embargo, esta premisa da pie a un título mucho más profundo y complejo, que no solo está muy bien construido desde el punto de vista jugable, sino que también se convierte en un mordaz y divertido retrato de lo que son los videojuegos, su mundo y su cultura.

Final Fantasy XIII: Línea Recta Hacia el Desastre

Hace un tiempo, y con motivo del lanzamiento de la última entrega de la franquicia Final Fantasy, hablábamos en un artículo de cómo las buenas cualidades de Final Fantasy VIII se imponían sobre sus defectos dejandonos un buen sabor de boca en la memoria, y si bien en esa ocasión hablábamos de cómo resultan las cosas cuando Square las hace bien, hoy toca hablar del extremo contrario, cuando, teniendo cartas para que la cosa salga bien, por alguna razón el resultado final está muy por debajo de lo esperable: desglosemos por qué Final Fantasy XIII es horriblemente decepcionante.

Los otros Resident Evil en primera persona: La serie Gun Survivor / Chronicles

Tras levantar expectativas con una peculiar demo (y su posterior actualización), esta semana finalmente se ha producido el lanzamiento de Resident Evil 7, una entrega que emplea una serie diferente de formulas a las que estamos acostumbrados, abandonando el enfoque estilo George Romero que caracterizaba a los juegos anteriores, con aglomeraciones de zombies en edificios mayestáticos, en favor de una ambientación más cercana a la Matanza de Texas, con psicópatas rústicos sureños persiguiendonos entre la mugre y el moho de una casa rural. Es este giro hacia un género abanderado por Outlast o Amnesia el que le da al juego esa identidad tan disonante con el resto de la saga, y no, como muchos suponen, el tan comentado paso a la perspectiva en primera persona. Lo cierto es que ya hemos tenido muchos títulos de la franquicia que han hecho uso de la misma, a saber, los numerosos spin-off pensados para ser jugados con pistola óptica.

Una Navidad Sega

Llegan las fiestas navideñas, y con ellas, la excusa perfecta para hacer cosas como inflarse a comer polvorones, ver La Jungla de Cristal (¿qué? es la peli navideña por excelencia, ¡si hasta tiene cascabelitos de renos en la banda sonora!), o jugar a juegos con temática invernal. Muchos juegos, especialemnte aquellos que se juegan online, están ofreciendo hoy packs temáticos con gorritos o trajes de Papá Noel para los personajes, pero desde aquí queremos citar dos ocasiones en las que Sega se dejó imbuir por el espíritu de las pascuas: con los juegos Shenmue y Christmas Nights Into Dreams.

¡Super Nintendo vuelve con un nuevo juego!

Lo que oís gamuzinos, unos antiguos desarrolladores de SNK se han juntado de nuevo para sacar adelante Unholy Night. Un nuevo juego de lucha para la consola de 16 bits de Nintendo. ¡Y tienen intención de sacarlo como si de un juego más se tratase! En el juego se impartirán severas tollinas vampiros, cazadores de la noche y hombres lobo. Os dejamos con imágenes del juego y algunos personajes. ¡Justo lo que necesitaba nuestra antigua SNES para darle vidilla!

De Castlevania SOTN a Odin Sphere Leifthrasir: 20 años de aventuras en 2D

Estos días he tenido la oportunidad de descubrir un juego que ha hecho reencontrarme con mi querida pasión por los juegos 2D, se trata que no menos que Odin Sphere: Leifthrasir, la remasterización del clásico de PS2 para la actual PS4. No haré una review del mismo ya que me parece que el juego merece directamente que le hagamos una review para el canal en cuanto lo haya completado (que llevará tiempo, porque otro encanto del título es su rejugabilidad y duración). Pero todo lo bien que me lo estoy pasando con Odin Sphere me ha hecho reflexionar sobre… ¿Cuáles son los juegos 2D (que no sean de lucha o RPG) que de verdad he disfrutado desde Castlevania: Symphony of the Night?

Final Fantasy VIII: de la importancia de los momentos sobre la historia.

Esta semana hemos asistido al lanzamiento de Final Fantasy XV, tras años de espera y expectativas crecientes. Por el momento las ventas parecen corroborar su éxito comercial, y está contando con una buena acogida crítica (si bien no excelente). A la espera de que se disipe el humo de los cañonazos mediáticos y podamos tener una mejor idea de la opinión del público, hay ya una cosa en la que parece haber consenso: si bien el cuarteto protagonista es simpático, la historia de fondo parece desarrollarse sin que tengamos mucho que ver con ella. Los acontecimientos pasan casi de forma independiente de nuestras acciones, e incluso porciones importantes de información y contexto se han reservado para las dos películas de animación lanzadas paralelamente, esto es, suceden directamente fuera del juego. Esto me hizo pensar en anteriores títulos de la saga, y de cómo la octava entrega, a pesar de generar opiniones muy polarizadas, la recordaba, no tanto por la complejidad de su historia sino por los momentos, las secciones que me ofrecían algo diferente y memorable. Esto, factor redentor de muchos videojuegos, es algo que por desgracia parece haberse perdido en los títulos modernos.

Goldeneye Source 5.0: retorno a los orígenes

Comentabamos en otra ocasión cómo en la actualidad el terreno de los shooters online parece haberse abonado con una depauperada cantidad de contenido, ideas recicladas vendidas como novedad a 70 euros la unidad, resultando en un mimetismo de ambientación táctico-futurisca desprovista de toda personalidad, hasta el punto de que resulta complicado identificar algunas de las novedades solo con una captura de pantalla. Ante semejante falta de ideas, decíamos, las alternativas gratuítas se hacen mucho más apetecibles. GoldenEye Source, que lanzó su última actualización a finales del verano de este año, viene a demostrar que, frente al estancamiento de las novedades, las fórmulas de los clásicos siguen siendo válidas, que la cantidad puede comulgar con la calidad, que una identidad y estilo propios pueden marcar una grandísima diferencia, y que hay vida más allá del headshot constante y del casco de Kevlar. Una vida llena de Martinis, casinos y minas detonadas a distancia.

Review: Rage of the Dragons

Los 90 habían sido una preciosa década para las máquinas arcade que sin duda habían encontrado en los juegos de lucha su mejor bastión, pero llegamos al final de esta década y ya entrando en los 2000 la lucha en dos dimensiones cayó en declive. La mayoría de la gente lo que pedía eran juegos en 3D siendo adaptadas muchas franquicias clásicas directamente al concepto tridimensional tales eran los casos de “Mortal Kombat” o el propio “King of Fighters”. Pero el principio de esta década también os dejo algunos de los mejores juegos de este género que hemos podido probar en formato bidimensional tales son “Garou”, “The Last Blade 2” o el que hoy nos ocupa y bastante desconocido “Rage of the Dragons”