ARTÍCULOS RETRO

Corriendo las 24 horas de Le Mans

Hoy estrena Amazon su nueva serie de documentales, “Le Mans, Racing is Everything”, en la que nos muestra una perspectiva diferente de la carrera de resistencia más conocida y difícil de todas. Si no sois del tipo contemplativo y preferís poneros detrás del volante, podéis optar por alguno de los juegos basados en la competición. […]

Hoy estrena Amazon su nueva serie de documentales, “Le Mans, Racing is Everything”, en la que nos muestra una perspectiva diferente de la carrera de resistencia más conocida y difícil de todas. Si no sois del tipo contemplativo y preferís poneros detrás del volante, podéis optar por alguno de los juegos basados en la competición. Si bien otros eventos o disciplinas del mundo del motor están mejor representadas en el medio lúdico, Le Mans cuenta con varios títulos en los que aparece la carrera en sí, el circuito de la Sarthe, o los coches que compiten. Veamos algunos de ellos:

Le Mans (Atari, 1976, arcade)

El primer juego en tener relación alguna con la carrera fue este sencillo arcade de gráficos rasterizados sobre fondo negro en una perspectiva aérea. Evidentemente, más allá del título guarda muy poca relación con la competición, pero aunque el trazado no se corresponde en absoluto con el real, ofrece la novedad jugable de cambiar dinámicamente entre vuelta y vuelta, dándole en cierto modo esa mecánica de tener que adaptarse a las circunstancias del evento original.

WEC Le Mans (Konami, 1986, arcade)

El primer juego en reproducir la carrera en sí, y con licencia oficial de la ACO, cuenta con una representación más o menos cercana (si bien algo libre) del circuito en el año de su lanzamiento. Así, podemos reconocer algunos elementos emblemáticos del mismo, como el puente de la Dunlop, las casitas en la recta des Hunaudières (aún sin chicanes), la curva cerrada en Mulsanne… Todo mientras el día va pasando conforme completamos etapas y pasamos por checkpoints. La cabina deluxe tenía un diseño espectacular que imitaba un coche del grupo C y que podía girar 360 grados. Contó con varias conversiones a microordenadores de la época (con las evidentes limitaciones gráficas).

Le Mans 24 (Sega, 1997, arcade)

Más de 10 años después, Sega lanzó este título exclusivo para arcades que corría en su potentísima placa Model 3. El juego aprocechaba las capacidades del hardware para ofrecernos climatología cambiante: niebla, lluvia… La iluminación en tiempo real se hacía patente en el paso a los atardeceres, y los faros de nuestro vehículo por la noche. A este despliegue gráfico se sumaba un original sistema, en el cual, no sólo ganamos tiempo al cruzar la meta a tiempo, sino que tambien ganamos segundos al adelantar un oponente (aunque sea un doblado), y de igual manera perdemos segundos si somos adelantados. Tenemos un contador de horas que va pasando hasta completar el periodo de 24 (evidentemente no en tiempo real), y si abusamos de nuestro vehículo sin pasar por boxes empezará a emitir humo e incluso arder (de hecho, se nos avisará por radio de los oponentes que se han quedado tirados en pista).

Al ser un título japones, oficial y licenciado por la ACO, supone la primera aparición en un juego del mítico Mazda 787B, único vehículo nipón en alzarse con el podio (y con motor rotativo, además).
El mapa del trazado está correctamente representado, si bien no está a escala (como ya pasase con Daytona USA) a fín de permitir tiempos de vuelta compatibles con el formato de máquina recreativa, lo cual le da un aire muy resultón, reforzado por sus físicas arcade y por una simpática banda sonora.

Test Drive Le Mans, (Infogrames, 2000, PSX, PC, GBC)

Titulado en Europa “Le Mans 24 Hours”, este juego para la gris de Sony nos ponía en la piel de un piloto que debe escoger una escudería e ir ganando carreras menores en otros circuitos hasta competir en la famosa carrera de resistencia. Como ya ocurriera con el arcade de Sega, y en este caso quizás debido a limitaciones técnicas de la 32 bits, el circuito está muy comprimido, los tiempos se reducen hasta un tercio de los originales, pero en esta ocasión la dirección artística aboga por una estética más realista que hace el problema más evidente. En su favor decir que funciona a muy buen framerate.
Si bien no es un mal título, pasó sin pena ni gloria en un panorama dominado por la franquicia Gran Turismo y muchos otros títulos de conducción, un género muy bien surtido en esa consola. Al poco y casi de manera simultánea se lanzó una preciosista versión para Game Boy Color.

Le Mans 24 Hours (Infogrames, 2000, Dreamcast, PS2)

Lo que en principio iba a ser una conversión rápida a la 128 bits de Sega se convirtió en un título diferente programado desde cero por Melbourne House. El juego, considerado uno de los mejores del género en la Dreamcast, incluye una enorme selección de coches, cubriendo los más notables competidores entre los años 1997 y 2000, todos modelados con bastante detalle, y una recreación muy fiel a la realidad del trazado en el momento de su salida. Entre otras opciones había daños mecánicos, desgaste de neumáticos, consumo de combustible, y una selección de otras pistas reales para dar al título más variedad. Al año siguiente sería convertido a PS2.

Mención especial: La saga Gran Turismo y Le Mans

Hemos repasado todos los juegos oficiales que giran cuasi exclusivamente en torno a la competición, pero el Circuit de la Sarthe aparece en otros títulos de conducción, como Race Grid Driver, la serie Forza Motorsport de las entregas 3 a 6, y Project Cars (aquí con el nombre Project Loire).
Sin embargo, no sería justo ignorar la representación de la competición en la franquicia de Polyphony Digital, que, si bien no está centrada exclusivamente en Le Mans, al contar con licencia de la FIA tiene en su haber recreaciones de las distintas versiones del trazado y los vehículos.

Así, si ya Gran Turismo 4 permitía escoger el trazado de 2004 con o sin chicanes, GT 5 llevaba esto un paso más allá, incluyendo tanto la versiones de 2005 del circuito, como la de 2009, con el área de las curvas Dunlop rediseñadas y el nuevo pit-lane, además de ofrecer un evento de resistencia de 24 horas en tiempo real, con cambio de hora, climatología dinámica, e incluso la dificultad añadida de reducción de visibilidad por las gotas de lluvia golpenado furiosamente en el parabrisas, lo que se convierte en la forma más cercana de experimentar desde vuestra casa la experiencia de competir en el evento.
Su sucesor, Gran Turismo 6, incluye no sólo las versiones de 2005 y 2009 sino además la de 2013, (aunque por desgracia el evento de resistencia de 24 horas se cambió por uno reducido de 24 minutos, aunque se pueden configurar carreras similares).
Estas tres entregas contienen una obscena cantidad de coches del grupo C, lo cual las convierte en la oferta más completa de cara a los fans de esta competición.

 

Si os veis con ganas de afrontar el reto, buscad cualquiera de estos juegos, y preparaos para experimentar la sensación de competir en la conocida como “la carrera más peligrosa del mundo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.