ARTÍCULOS

Cuatro juegos en los que el sol casi nos mata, literalmente

Cuarenta grados a la sombra

sol smb3

Aunque parece que la ola de calor empieza a remitir y volvemos a vivir dentro de los umbrales de temperatura compatibles con la vida orgánica, nadie puede negar que durante el verano en las tierras manchegas no se dice la expresión “vete por la sombra” solo como una mera frase de cortesía.
Si bien el calor es un elemento presente como mecánica jugable en muchos juegos, éste suele quedar constreñido a áreas volcánicas o altos hornos industriales (o niveles ambientados en el Infierno), representado con un efecto de distorsión por calor. Pero el calor proveniente del sol rara vez hace aparición, y casi siempre la luz solar es mostrada como una mecánica positiva, como la pistola solar de Boktai. O casi como una religión, como en el caso de la obsesión de Solaire de Astora con el astro rey.

Sin embargo, algunos juegos hacen uso de los efectos negativos del sol y el calor procedente del mismo como una parte más del juego. Repasamos cuatro casos en los que el mismo sol ha supuesto un peligro mortal para el jugador.

Blood Omen: Legacy of Kain

legacy of kain

No es de extrañar que en un juego en el que Kain es convertido en un vampiro se vea afectado por la mayoría de las debilidades asociadas a los mismos en la cultura popular. Nada más salir de su cripta, Kain acusa los efectos de la luz solar en su cuerpo incorrupto. El juego tiene un ciclo día noche (con fases lunares y todo), y el vampiro se ve progresivamente debilitado a lo largo del día, debiendo buscar refugio de los rayos del sol. Aunque no le afecta tan directamente como las quemaduras que le provoca la lluvia, sí que supone un peligro.

El sol seguiría surtiendo efecto en posteriores entregas de la saga, así, el Soul Reaver, Raziel, inmune a la radiación ultravioleta tras su transformación al principio de la historia, puede usar los escasos rayos de sol que se filtran por las rendijas del techo a través de los encapotados cielos de Nosgoth  para arrojar a sus enemigos a la luz y ver como arden en una combustión espontánea.

Metal Gear Solid 4: Guns of the Patriots

snake al sol

En la última aventura de la saga protagonizada por Solid Snake (en este caso rebautizado a Old Snake), Kojima quiso hacer mucho hincapié en el estrés sufrido en el campo de batalla. Esto se tradujo en una barra literal de estrés, que se va llenando conforme sometemos al personaje a situaciones que lo hagan sentirse incómodo o nervioso. Esto va desde estar bajo fuego enemigo hasta ser perseguido durante mucho rato, sufrir mucha presión, comentarios que puedan afectar a su moral e incluso el sol.

El juego nos manda a través de varios campos de batalla en zonas donde las altas temperaturas son la norma. De ese modo, si Snake permanece fuera de la sombra mucho rato, el sol mismo empezará a estresarle. Si esta barra se llena, Snake se mareará, sufrirá una insolación, vomitará, y empezará lenta pero progresivamente a perder vida hasta que se refugie al fresco y espere un rato.

The Legend of Zelda: Breath of the Wild

zelda breath of the wild

El tema del último título protagonizado por Link es la supervivencia y la improvisación, el uso del entorno a nuestro favor siempre que nos sea posible. De esta manera, además de preocuparnos en armarnos contra nuestros enemigos, también debíamos equiparnos de acuerdo al entorno. Al llegar a las áreas desérticas del juego, el sol abrasador es demasiado para que link lo pueda soportar sin preparación, por lo que en cuanto pongamos un pie en las dunas la resistencia y vitalidad del protagonista se verán afectadas.

Si no nos vestimos de forma adecuada, buscamos áreas más frescas para descansar, e hidratamos periodicamente a Link con alimentos que le ayuden a combatir los efectos del calor, éste empezará a afectar a su resistencia y sus puntos de vida. Meterse en la entrada de una cueva o mazmorra núnca viene mal.

Super Mario Bros 3

Poneos en situación: es agosto de 1991 y estáis super contentos estrenando y jugando por primera vez a Super Mario Bros 3 en vuestra flamante NES. Llegáis al segundo mundo, con una temática faraónica y de palmeritas. Esto de por sí ya dispara subliminalmente las glándulas sudoríparas, pero por el momento no es más que una temática, una ambientación para los niveles, hasta que llegáis a un nivel sin número, el 2-desert, un nivel que transcurre en mitad de las dunas. No hay más que arena y un sol tan de justicia que, por tener, tiene hasta cara de mala uva. La cosa ya da bastante calor esquivando los remolinos de aire caliente y sorteando como buenamente se puede los pozos de arenas movediza, pero es entonces cuando el sol empieza a moverse de manera extraña…

¡El sol, el mismísimo sol, desciente de los cielos, literalmente tratando de matarnos! No nos queda más remedio que esquivar sus embates y tratar de llegar a la salida del nivel lo más rápido posible, para tratar de sobrevivir antes de que acabe con nosotros. Me parece una metáfora muy buena de lo que es pasar un verano en la Mancha.

¿Recordáis algún otro juego en el que el sol puede acabar con vosotros? Si es así, ¡no dudéis en contárnoslo en los comentarios!

 

  1. En el Breath of the Wild, aunque el calor del Desierto Gerudo era jodido, más jodido era ir a ver a los goron en la Montaña de la Muerte xD Eso me recuerda también a la saga Monster Hunter, donde tanto en desiertos como volcanes el calor es tan fuerte que si cometes el típico error de no llevarte bebidas frías, tu barra de vida se irá reduciendo gradualmente…

    1. ¡Moster Hunter! ¡Me la apunto para el “caloruzo season” del año que viene!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.