ARTÍCULOS

Cuenta atrás en la trinchera: destruyendo la Estrella de la Muerte

Hemos robado sus planos, sabemos lo mortífera que es, conocemos su punto débil: ahora es la hora de destruirla. Si bien el otro día hablábamos de dos ocasiones en las que los videojuegos de la saga Star Wars nos habían encomendado la misión de hacernos con los planos de la Estrella de la Muerte, muchísimos […]

Hemos robado sus planos, sabemos lo mortífera que es, conocemos su punto débil: ahora es la hora de destruirla. Si bien el otro día hablábamos de dos ocasiones en las que los videojuegos de la saga Star Wars nos habían encomendado la misión de hacernos con los planos de la Estrella de la Muerte, muchísimos otros son los que nos han puesto a los mandos de un caza X-Wing T-65B, esquivando el fuego de las baterías turboláser de la superficie del arma más letal del Imperio, para luego entrar a la trinchera por su punto menos ferreamente defendido, llegar hasta el final de la misma, usar La Fuerza, y reventar ese terror tecnológico con dos torpedos de protones.

En este artículo hemos elaborado una recopilación cronológica de todas las veces que hemos llegado hasta el conducto de ventilación de la infame estación de combate. Es posible que no estén todas las representaciones lúdicas de la archiconocida escena del filme de Lucas, pero sí la mayoría de ellas. Valoraremos su fidelidad al diseño y estilo visual de la escena original, y su implementación dentro del juego. ¡Poned vuestras alas en posición de ataque y desviad toda la potencia a las pantallas deflectoras delanteras, comienza la lista!:

Star Wars (Atari, arcade, 1983)

La primera de las incursiones, y, en su día, todo un logro técnico y una revolución en los salones arcade. Usando gráficos vectoriales, en el juego atacábamos la superficie, para despues mandarnos en tres dimensiones a la trinchera. Las voces digitalizadas eran una novedad, y los jugadores podían sentir un escalofrío al oir a Obi Wan decirles que usasen La Fuerza. Para que la cosa no consistiese solo en avanzar hacia adelante disparando, el juego atraviesa la trinchera con una serie de pasarelas y vigas que tenemos que esquivar, y si bien en esta ocasión es comprensible dada la simplicidad del título, es una mecánica que se iría exagerando y convirtiendose en una especie de manía en juegos posteriores.
El juego tuvo infinitud de conversiones a los ordenadores y consolas 8 bit de la época, pero ninguna llegaba a la fidelidad visual del original, algo por otra parte imposible dada su naturaleza de proyección vectorial estilo radar (razón por la cual no las hemos contabilizado). Rebel Strike, en GameCube, incluye una emulación bastante digna como extra desbloqueable.

 

Star Wars (Namco, Famicom, 1987)

La bizarra representación de la película perpetrada por Namco, en la que Vader se convierte en un escorpión (entre otras rarezas incomprensibles), no salió jamás de Japón, pero como cabe esperar cuenta con su porción de Estrella de la Muerte en forma de pantalla de naves de scroll vertical, que quizás peca de ser algo simplista y vacía.

 

Star Wars (LucasFilm Games, NES, GameBoy, 1991)

Poco después la propia división lúdica de LucasFilms se puso manos a la obra para crear un juego que siguiese la película de manera algo más fidedigna. Con una mecánica similar a la escogida por Namco, pilotamos nuestro X-wing en un escenario que mucho más recargado, acercandose al diseño de la película. Servidor recomienda la versión de Game Boy, una conversión casi 1:1 del original, que a parte de contar con la ventaja de ser portátil es algo más permisiva en cuanto a su dificultad.

 

Super Star Wars (LucasArts, SNES, 1992)

No hubo que esperar mucho para que LucasArts nos ofreciera el primero de una trilogía de juegos de lo mejorcito para Super Nintendo, ¡y de qué manera! Un excelente plataformas que alternaba fases en pseudo 3D. Haciendo uso del modo 7 de la consola, primero luchabamos en la superficie, para después cambiar a una perspectiva en primera persona, con una recreación (la primera en un videojuego de la saga) del interior de la cabina, que cuenta con la computadora de objetivos y todo.

 

Star Wars: X-wing (LucasArts, PC, 1993)

Al año siguiente, L.A. volvió a dar la campanada con X-wing, el simulador de vuelo tan querido por los aficionados, con gráficos completamente 3D de polígonos planos. Y, como no, contaba con su propia versión del ataque a la estrella de la muerte. Salto gráfico aparte y salvando el hecho de que los polígonos no daban para el nivel de detalle que nos había ofrecido Super Star Wars en 2D, solo cabe reprocharle que el ataque a la trinchera era un poquito breve y nos dejaba verdaderamente con ganas de más.

 

Star Wars Arcade (Sega, arcade, 32X, 1993)

Sega se sirvió del poderío de su plataforma arcade Model 1 (Virtua Racing, Virtua Fighter) para lanzar un juego que, si bien no hizo tanto ruido como la incursión vectorial de Atari, resultaba a todas luces espectacular. Permitiendo libre movimiento total (algo raro en un arcade) y haciendo uso de su motor poligonal, presentaba un modelado más que decente para la época, acompañado de la música original de las películas y la voz del almirante Ackbar que nos ordenaba “destruir cazas enemigos”. En realidad este juego está inspirado más en el Retrono del Jedi que en la guerra de las galaxias, así que, aunque entramos y salimos de varias trincheras, el asalto final es más claustrofóbico. Los controles suaves lo compensan y no se hace para nada tedioso. Por desgracia el juego no está aún correctamente emulado, pero cuenta con una conversión muy digna para la Sega 32X

 

Rebel Assault (LucasArts, PC, SegaCD, 3DO, Mac, 1993)

En plena fiebre de los juegos basados en el empleo de video pregrabado, se lanzó esta especie de película interactiva que además contó con conversiones para varias plataformas. En movimiento no desmerece tanto como en imágenes estáticas, pero las ventajas en términos de fidelidad visual de usar video se desvanecían por obra y gracia de la excesiva compresión, que lo emborronaba todo en exceso. Por otra parte, la jugabilidad dejaba mucho que desear. La Fuerza no era fuerte en este juego…

 

Star Wars Trilogy Arcade (Sega, arcade, 1998)

Tras una breve etapa de sequía de títulos de la saga galáctica, Sega se marcó este excelente juego para los circuitos de su placa Model 3 (Daytona USA 2, Virtua Fighter 3), en la que se reproducía, no solo esta escena de la película, sino varias otras menos usuales, cambiando de fases de disparos de naves a otras de shooter on rails al estilo Virtua Cop, o duelos de sable láser en primera persona. Aunque esta vez no teníamos control sobre el movimiento de la nave, eso no impide que el juego sea increiblemente divertido, y de toda esta lista sea uno de los que tengan una de las mejores recreaciones de la escena de la trinchera (si no la mejor), demostrando que se puede hacer un segmento jugable que sea a la vez fiel a la película y divertido sin obligar al jugador a hacer malabares por entre vigas y pasarelas: la reproducción de la trinchera está muy bien conseguida, con mucha volumetría y reproduciendo detalles y texturas con mucho acierto. La computadora de objetivos tambien aparece, incluso con la tipografía adecuada para los números de la cuenta atrás, está Vader, y hasta Han Solo nos echa una mano. La música encaja a la perfección y la sensación de boca que deja la victoria es magnífica.

 

Star Wars: Rogue Squadron (Factor 5, N64,PC, 1998)

El primer juego de una trilogía muy recordada por los aficionados (y el único que contó con versión para compatibles), es por desgracia el que cuenta con una de las recreaciones más feas y menos exactas de la secuencia de la Estrella de la Muerte. Aún haciendo uso del Expansion Pak para aumentar la resolución de pantalla, la carga poligonal se antoja escasa, y la distancia de dibujado es a todas luces insuficiente. Por otra parte, el juego parece verse en la necesidad de convertir el asalto a la trinchera en una suerte de carrera de obstáculos, que no solo está llena de cajas y vigas que sobresalen en demasía de las paredes, es que la trinchera en sí llega incluso a tomar giros de 90 grados varias veces. Habida cuenta de que el fuerte de los Rogue Squadron es el combate espacial, y que los controles de navegación son algo torpes y no están pensados para moverse en espacios cerrados, esto es un problema.
El hecho de que la estación de combate esté texturada haciendo empleo de texturas genéricas, que no imitan para nada los patrones modulares de la original, y que por alguna razón emplean una paleta de colores entre el cian y el rosa no ayuda.

 

Rogue Squadron II: Rogue Leader (Factor 5, GameCube, 2001)

Pensar que entre la imagen anterior y esta apenas hay 3 años de diferencia es testimonio de lo vertiginosos que eran antes los avances en el mundo de los videojuegos. Antes que nada, Rogue Leader era una demostración del poderío técnico de la máquina de Nintendo, y un juego de lanzamiento que dejaba forzosamente boquiabierto: los excelentes modelados de las naves, la increible distancia de dibujado, las sombras, el bump mapping, la iluminación en tiempo real… El juego, como no podía ser de otra manera, abría con el ataque al arma definitiva, y gracias a la simplicidad de la misión (, destruye las torres, derriba los cazas, esquiva las vigas y lanza el torpedo, en todo un homenaje al juego arcade de 1983), los defectos del juego (misiones poco concretas, escolta de naves contrareloj, radar incomprensible…) no se hacen tan evidentes. La paleta de colores, las texturas de la superficie y la volumetría no se acercan tanto como en Trilogy Arcade, dandole un acabado algo monótono en comparación, y la computadora de objetivos podría haber tenido los números de la original, pero el hito gráfico es innegable.

 

Star Wars: Apprentice of The Force (Ubisoft, GBA, 2004)

Lanzado el mismo día que el set de DVDs de la trilogía original, este juego empleaba el mismo motor gráfico que la versión para GameBoy Advance que Prince of Persia: The sands of Time. En sus fases de sidescroller es un juego notable y divertido, que sin llegar a la genialidad de la saga Super de SNES se deja jugar. Por desgracia este motor no es tan flexible para las fases de naves, y el asalto a la Estrella es una sosa sección lateral de escaso atractivo visual.

 

Lego Star Wars II: The Original Trilogy (Traveller’s Tales, PS2, Xbox, GameCube y PC, 2006)

Tras el éxito cosechado con la primera parte, Traveller’s Tales se animó a aplicar el tratamiento Lego a la trilogía original.
La fase de la Estrella de la Muerte es un divertido y simpático homenaje a los juegos de naves de scroll vertical, y demuestra que, mientras se tengan cosas a las que disparar y puntos que conseguir, no hace falta atravesar la trinchera de mil pilares para frustrar al jugador.
La versión saga contiene todas las fases de este juego intactas, amén de solucionar algunos problemas que la original tenía en su versión para compatibles.

 

Star Wars: Trench Run (Infrared5, navegadores, Iphone, Android, 2009)

Un sencillo juego para navegadores y smartphone que durante un tiempo se ofrecía de forma gratuíta en la página web oficial de Star Wars. El manejo, al menos en PC, es sencillo: se maniobra la nave con el ratón y se dispara haciendo click. Si bien la recreación es bastante digna, el juego es, por desgracia, algo monótono.

 

Lego Star Wars: Microfighters (Traveller’s Tales, Iphone, 2014)

Un juego aún más sencillo para Iphone, que apenas sí se juega con un dedo y que sin duda está orientado a los más pequeños de la casa. Pobre en presentación y en ejecución, fue pobremente recibido por la prensa en su lanzamiento.

 

Star Wars Trench Run demo (Boone Calhoun, Oculus Rift DK1, 2014)

Una pequeña demo técnica para Oculus Rift, resultaba inmersiva y divertida, ofreciendo la posibilidad de disparar cazas tie empleando un mando de Xbox 360, pero por desgracia se limitaba a ser una mera demostración elaborada por un fan, era corta como ella sola, núnca llegó a fraguar como juego completo, y la trinchera no se acababa núnca: el juego se hacía progresivamente más y más dificil hasta que resultaba imposible continuar. Si contais con una versión de desarrollador DK1 del Oculus, quizás aún la podais encontrar para su descarga en algún rincon recóndito de internet.

 

Star Wars Battle Pod (Namco, arcade, 2015)

Esta espectacular máquina recreativa cuenta con una pantalla de proyección panorámica gigante curva de 180 grados, un mueble de cabina cerrada y hasta un ventilador para soltar chorros de aire con ciertas maniobras, con lo cual la inmersión está fuera de toda duda.
La pega de semejante monstruo en lo concerniente a esta lista es, no solo que, a pesar de ser un juego on-rails, el diseño de la trinchera se empeña en hacer montones de giros y tiene vigas innecesarias, sino que la propia sección de la trinchera dura un suspiro: aparece la computadora de objetivos (muy bien recreada, eso sí), y en menos de tres segundos, ya hemos salido, sin darnos tiempo a saborear el momento y dejando una sensación de coitus interruptus videojueguil.

 

Star Wars Battlefront, DLC Death Star (Dice, PC, PS4, XBone, 2017)

El último juego de la saga galáctica, lanzado por Electronic Arts, cuenta con un DLC cuya temática gira alrededor de la Estrella de la Muerte. Por una parte, la calidad gráfica es innegable, y es el juego con el aspecto más asombroso y alucinante de toda la lista. Sin embargo, obviando el hecho de que este contenido es de pago y no venía incluido de serie con el juego original (un caramelo de amargo sabor se mire por donde se mire), resulta una pena que, en un juego que en otras pantallas, como la de Endor o la de Hoth, ha logrado un nivel de fidelidad visual al diseño de las películas clavada al milímetro, en esta ocasión parece optar por hacer una especie de mezcolanza de las dos estrellas de la muerte, con elementos de una y de otra, alternandolos con zonas demasiado limpias y escasas de volumetría (que destacan sobremanera en la superficie cuando la luz incide sobre ellas,) y, de nuevo, con una trinchera que en momentos se torna túnel y con abundantes giros.

 

Y hasta aquí nuestro viaje de 33 años en aras de la libertad en la Galaxia. Sin duda alguna volveremos a lanzar nuestros X-Wings a la trinchera una vez más en el futuro, con nuevas iteraciones jugables en juegos venideros. Tened vuestro dedo cerca del botón de disparo de los torpedos de protones, y recordad: La Fuerza estará con vosotros, siempre.

Autor: Lázaro.

Deja un comentario