ARTÍCULOS RETRO

Death Race 2000 y los videojuegos: Carreras de la muerte

Death Race 2000 (traducida en España como “La carrera de la muerte del año 2000”) es una película de serie B lanzada en 1975, protagonizada por David Carradine y Silvester Stallone. El argumento gira en torno a un violento futuro post-apocalíptico (del año 2000, ¡ja!). En Estados Unidos se celebra una violenta competición automovilística transcontinental. Los pilotos, […]

001

Death Race 2000 (traducida en España como “La carrera de la muerte del año 2000”) es una película de serie B lanzada en 1975, protagonizada por David Carradine y Silvester Stallone. El argumento gira en torno a un violento futuro post-apocalíptico (del año 2000, ¡ja!). En Estados Unidos se celebra una violenta competición automovilística transcontinental. Los pilotos, que cuentan con la ayuda de voluptuosas señoritas como navegantes, se disputan la victoria a través del país en una carrera la que todo vale, incluso atropellar a los transeuntes (¡de hecho, se puntua por ello!). El protagonista es el misterioso Frankestein (Carradine), el piloto favorito que siempre lleva máscara, y su rival más directo es el gangster Machinegun Joe (Stallone).

Si todo esto te suena de algo, no te extrañe: la película contó con un remake protagonizado por Jason Statham en 2008 (que por desgracia no cuenta con tanto humor negro). Pero si no te pica la curiosidad por ver una película en al que Kung-Fú atropella a todo quisque llevando una máscara chusta mientras es perseguido por Rambo con sombrero, no sé qué más decir para convencerte.

La cuestión es que esta genialidad / chorrada del séptimo arte ha inspirado algunos videojuegos no exentos de polémica (y que se pasaron el comprar la licencia por el forro, dicho sea de paso), de los cuales vamos a hablar en el presente artículo.
Aunque hay algunos títulos, como el divertido Death Rally de 1996, o el Deathtrack de 1989, que comparten elementos comunes de diseño o concepto con la película, aquí nos vamos a centrar en aquellos que además de estar claramente inspirados en el filme, tambien incluyen en su premisa jugable tanto el combate vehicular como el atropello de peatones para puntuar.

Death Race (1976, arcade)

002

Death Race es un título arcade creado en 1976 por la difunta Exidy tan solo un año después del lanzamiento de la película. En el juego, nuestra misión consiste en atropellar a más transeuntes que nuestro rival. Cada vez que atropellamos a alguien se oye un gritito y en su lugar queda una lápida, contra la cual podemos colisionar si volvemos a pasar por ahí. Por lo tanto, cuantas más personas se atropellaba, menos espacio quedaba y más complicada se hacía la partida.
A pesar de que el juego era muy primitivo y bastante ridículo, y de que apenas se fabricaron 500 máquinas del mismo, no estuvo exento de controversia, apareciendo en programas de televisión en los que se pretendía demostrar el impacto psicológico de los videojuegos. Si queréis echaros una partida, aún queda una máquina original en el Musée Mécanique de San Francisco.

Death Race (1991, NES)

003

American Game Cartridges, Inc. lanzaría en 1991 un remake del juego para NES. El jugador recorría varias ciudades de Estados Unidos, atropellando peatones y empleando misiles y armas similares contra sus enemigos mientras va soltando tacos. Con el dinero ganado, se puede comprar mejores piezas, motores, neumáticos o armas para su vehículo. Como es normal, semejante título jamás podría haberse lanzado con el beneplácito de Nintendo, así que AGC lanzó sus propios cartuchos sin el sello de aprobación de la compañía del fontanero. ¡Con dos bemoles!

Carmaggeddon (PC, PSX, N64, 1997)

004

Carmageddon es, quizás, el título más conocido inspirado en la película. Y, de hecho, es el que más se le acerca, tanto en estética como en planteamiento. Desarrolado por Stainless Games en 1997, el juego nos ponía tras el volante mientras recorríamos ciudades y entornos industriales, tratando de llegar a la meta antes de que se agotase el tiempo. Pero la cosa tenía truco: el tiempo que se nos daba de partida era insuficiente para ganar, así que debíamos conseguir segundos y puntos extra machacando (incluso eliminando) a nuestros rivales, o atropellando al personal al son de temas de Fear Factory. La parte en la que el jugador puede entrar dentro de un estadio y arramplar con el equipo de FootBall es posiblemente la más recordada y absurda.

A pesar de que es evidente que los creadores del juego eran muy conscientes que su título era una casposa gamberrada macarra, con detalles tan poco serios como la “prat cam”, esto es, el video pregrabado con un actor en la esquina superior derecha, simulando la cámara que registraba las reacciones del conductor (“interpretado” por Tony Taylor, uno de los programadores de Stainless), el título no se libró de la polémica, y su primer lanzamiento fue censurado en varios países, como en el Reino Unido o Alemania.

Carmageddon acabaría convirtiendose en una franquicia, siendo uno de los abanderados del genero de los choquetazos en tres dimensiones, y cuenta con un último rebooth, de título Reincarnation. Y el remake de la película ya cuenta con dos secuelas lanzadas directamente a video (tan absurdas como visionables). No deja de ser curioso que la mamarrachada perpetrada por Roger Corman en 1975 fuera a ser fuente de inspiración para entretenimiento descerebrado durante tanto tiempo.

Deja un comentario