Especial verano: Surcando las olas con Wave Race 64

Termina el mes de julio, pero aún queda bastante verano por delante, y lo que para unos pocos es sinónimo de arena, playa y surf, para muchos otros se traduce en un sol que machaca con temperaturas que harían que se desmayase el mismísimo Moltres. Para hacer el calor más llevadero, queremos terminar nuestro Especial Verano por todo lo alto y con el juego más refrescante que nos podamos echar a la cara: las competiciones de motos de agua de Wave Race 64. ¡Preparaos en la marca de salida y dejad que os salpiquen las olas!

Desarrollado en 1996 por Nintendo EAD, Wave Race 64 no solo fue el primer título de carreras para la 64 bits de Nintendo, tambien fue título de lanzamiento de la máquina, y aún así se las arregló para ser un juego excelente a casi todos los niveles. Junto con Super Mario 64, se convirtió en título definitorio de la consola y las capacidades gráficas de la misma, además de servir de salto paradigmático a Nintendo para pasar de los gráficos 2D de la SNES a las capacidades 3D de sus sucesora. Se trata de un título tan memorable que el propio Tomonobu Itakagi, admirador confeso, le dedicó un sentido homenaje en forma del modo de carreras de motos de agua incluído en DOA Xtreme 2 (del cual hablábamos hace poco).

Como los ingenieros solo habían tenido experiencia con las 2D de máquinas anteriores, Shinya Takahashi, un veterano de la compañía, tuvo que guiarles a través de los primeros momentos del desarrollo. Mientras experimentaba con la tecnología, uno de los programadores creó una demo técnica que servía como un ejemplo del efecto de las olas. Esta demo llamó la atención de Shigeru Miyamoto, y pronto el equipo enpezó a pensar en alguna forma de “crear algo divertido” a partir de la misma.
Originalmente, el juego iba a ser una especie de “F-Zero sobre agua” y emplearía lanchas motoras de alta velocidad (algo que se pudo ver en el show Shoshinkai de Nintendo de 1995). Supuestamente estas lanchas tendrían la capacidad de transformarse desde una especie de catamarán estable a una lancha con forma de canoa. Sin embargo, el propio Miyamoto pensaba que con lanchas el juego no sería lo suficientemente único, así que las barcazas se reemplazaron por motos de agua siguiendo una sugerencia del empleado de Rare Tim Stamper, replanteando la jugabilidad en torno a las mismas.

Así, además de las típicas condiciones de acabar en un puesto determinado de la clasificación para poder continuar con la siguiente carrera, el juego tenía repartidas por los recorridos una serie de boyas: las amarillas había que pasarlas por la izquierda, y las rojas por la derecha, en una espeie de slalom por el recorrido. Con cada boya que pasamos satisfactoriamente, nuestro nivel de turbo sube un punto, hasta alcanzar la velocidad máxima de la moto. Si nos saltamos alguna de las boyas, perdemos todo el turbo que teníamos acumulado y tendremos que volver a empezar. Si nos saltamos cinco boyas seguidas se nos descalifica automáticamente, de igual manera que si nos saltamos las boyas rosas que delimitan el borde del recorrido.
El juego ofrece otros modos, como el típico y esperable time trial, pero sin duda el que también os tendrá ocupados es el modo Stunt, en el que tenemos que acumular puntos realizando una serie de acrobacias y pasando por unos aros dispuestos por el recorrido.

La recreación del agua sigue sorprendiendo a día de hoy por su efectividad: las lanchas reaccionan con su superficie ondulante, botando a través de las olas que nos salpican, transparentes, cristalinas, con reflejos que varían dependiendo del circuito y la climatología: atardeceres, neblinas que se despejan con cada vuelta, cielos encapotados sobre oleajes furiosos… Todo esto mientras surcamos los océanos lanzandonos por rampas y corriendo a toda mecha por entre los peces tropicales.
El juego tiene ese toque indefectiblemente Nintendo en su sello y estilo. Entre otras cosas, se puede desbloquear un delfín, el cual no solo podemos montar en lugar de las motos de agua, sino que también existe una secuencia de introducción alternativa en la cual todos los personajes van montados a lomos de uno. Si esto no os alegra el verano, nada lo hará.

Si os sentís con ganas de surcar con motos de agua las refrescantes aguas de sus circuitos acompañando a los delfines, tenéis la oportuniad de disfrutarlo a través de la consola virtual de Wii U.

 

Acerca del Autor

Lazaro

Hacer un comentario