ARTÍCULOS

GamuTwitch: Ghost Recon Wildlands

Los becarios sustitutos de los marines de Predator sufren en la jungla

El pasado viernes Danisensei se lió la manta a la cabeza a fin de sacarse esa espinita clavada que fue el no poder jugar a Ghost Recon Wildlands con los gamuzinos hace algunas semanas. A continuación tenéis la crónica de los momentos más destacados de las correrías por las variopintas regiones de Santa Blanca en la última sesión de Twitch:

Estrellado por sorpresa

Al poco de empezar la transmisión, mientras Danisensei se aproximaba ruidosamente a su objetivo con una moto de cross (y BeardRuben le preguntaba en los comentarios si eso no sería contraproducente) la súbita explosión en el horizonte de una avioneta que jamás debería haber volado de noche lo dejó totalmente boquiabierto. Hasta el punto de no ver una enorme piedra en el camino que paró la moto en seco y contribuyó al que el personaje de Dani experimentase su propia versión del vuelo sin motor.

Danisensei es incompatible con el sigilo

Una broma recurrente ha girado en torno a la incapacidad de Danisensei de afrontar las situaciones del juego sin convertir la situación en una película de John Woo. Si bien al principio se trataba de una decisión propia, por su estilo a la hora de jugar, con el tiemo la situación se ha tornado más divertida con infructuosos intentos por su parte de tomarse las cosas con calma (durando alrededor de 5 segundos), o cuando las misiones han empezado a imponer el sigilo como condición obligatoria.

La gasolina en llamas sigue siendo gasolina

En una de las muchas misiones alternativas que pueden surgir de forma aleatoria, se ha dado la oportunidad de asaltar un camión lleno de combustible. Como consecuencia del tiroteo subsiguiente, los disparos han alcanzado el tanque, prendiendole fuego e incluso causando una pequeña explosión. Sin embargo, esto no ha impedido a Danisensei sobrevivir inexplicablemente a la deflagración y marcar el camión para su recogida y uso… a pesar del hecho de estar todo envuelto en llamas, con el consiguiente cachondeo del personal.

La línea recta es el camino más corto entre dos puntos

Hablando de estilos a la hora de jugar, Danisensei ha aplicado la geometría en su vertiente más básica a la hora de alcanzar sus objetivos: como si de una cabra montesa se tratase, ha tomado las vías más rápidas e inverosímiles, mostrado un absoluto desprecio por la integridad de los amortiguadores de furgonetas, motos y camiones de reparto varios mientras, lejos de seguir las carreteras existentes, se encaramaba violando varias leyes de la física por escarpadas pendientes y paredes de roca natural… ¡con éxito!

Helicoptero resbaladizo

El helicoptero ha protagonizado varios momentos dignos de mención: además de recbir misiles inesperados, casi decapitar a sus ocupantes con las hélices al bajarse del aparato en más de una ocasión, cuando no estaba castigando el rotor contra un árbol o contribuyendo a la deforestación en general, ha dado lugar a un surrealista momento cuando, al aterrizar y dejarlo en una pendiente cerca de un río, ha empezado a resbalarse como si de un coche cuyo conductor hubiese olvidado dejar puesto el freno de mano se tratara, amenzando con acabar en el agua y obligando a Danisensei a correr a impedirlo.

¡El Spanglish al rescate! “To the Sainter!” (¡A por la Santera!)

Si bien no se trata de un momento específico, la última porción de la sesión merece su popio momentazo extra.
Este tramo ha girado en torno a la búsqueda y rescate de una mujer conocida como “la Santera”, lo que ha derivado en una mini campaña llena de tiros, exclamaciones en inglés de (intencionada) paupérrima calidad, y muchas muertes en un intento de liberar a la mujer de una jaula al aire libre para escoltarla hasta el cuartel general.

Todo esto se hacía aún más complicado porque la Santera no tenía un talante precisamente cooperador y aprovechaba el más mínimo descuido para salir corriendo, obligando a Danisensei a sujetarla en un lento e hilarante baile agarrado mientras intentaba discernir si lo que venía por la oscura carretera era un coche o un vehículo patrullero (descubriendo de paso que los utilitarios no suelen llevar torreta).
El momento cumbre que resume cómo la ley de Murphy se cumplió a rajatabla durante todo ese tiempo sería cuando, tras pedir Danisensei que se le enviase un vehículo para poder emprender la huida en coche, este explotaba sin motivo alguno a pocos segundos de haber hecho aparición y a escasos metros del personaje.

¡Y hasta aquí los momentos más destacados de la sesión! Como siempre, hay muchas otras pequeñas cosas que os invitamos a que descubráis visualizando el video completo en nuestro canal de Twitch.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.