ARTÍCULOS

Por la Patilla: Explorando Mos Eisley en Unreal Engine 4 el día del estreno de Los Últimos Jedi

La fuerza es muy intensa en esta demo gratuíta.

Mos Eisley en Unreal Engine 4

Hoy se estrena en las salas de cine Los Últimos Jedi, la nueva entrega de la saga Star Wars. Aunque esta semana se lanzó un DLC gratuíto temático para Star Wars Bettlefront II, del cual os ofreceremos un analisis en profundidad en breve, aquellos de vosotros que no contéis con el título de EA en vuestra juegoteca no tenéis por qué sufrir, ya que también podréis disfrutar sin gastaros un duro de una genuína experiencia Star Wars con la mayor calidad gráfica posible, gracias a una demo técnica gratuíta que en su día elaboró Jason Lewis junto con varios colegas de Obsidian en Unreal Engine 4.

Jason Lewis quería familiarizarse con las herramientas de desarrollo del nuevo motor de Epic, y para ello se propuso recrear el hangar 94 y el Halcón Milenario más detallados modelados hasta la fecha en tiempo real. Una vez hubo hecho esto, sintió curiosidad por ver, de una parte, cual sería la mejor metodología de trabajo posible y, de otra, por comprobar hasta qué punto se podía poblar una escena de objetos y geometría en el motor UE4.
Varios compañeros de trabajo se unieron al proyecto, creando edificios, naves, texturas… Pronto, lo que había empezado como una mera prueba se convirtió en una verdadera carta de amor por el universo creado por George Lucas.
La demo, titulada Docking Bay 94, incluye varias áreas recreadas con un nivel de calidad visual tan elevado que llega a estar incluso por encima del nada desdeñable esfuerzo de DICE para las entregas de Battlefront (algunas areas, como la cantina, son, de hecho, más fieles al los filmes que las que aparecen en el juego de EA).
Con lo único que el equipo no pudo contar fue con modeladores de personajes, pero esta versión del puerto espacial está poblada por montones de droides que harán nuestra visita más amena (y, sí, R2 también está, ejerciendo sus labores habituales).

Resulta increible el acabado de este trabajo y el poderío visual del mismo. A pesar de que existen ciertas limitaciones y ciertas calles de las cuales no nos dejarán pasar (por desgracia, nos tendremos que conformar con ver el sandcrawler de los jawas desde la lejanía, ya que “no se debe viajar tan confiadamente por estos desiertos”), aún así el tamaño del mapa es incluso superior a cualquiera de los de Battlefront, y el hecho de que no estemos obligados a correr por nuestras vidas esquivando fuego enemigo ayuda a poder deleitarnos con el mimo y la atención de este paseo virtual por el icónico escenario de La Guerra de las Galaxias. De hecho, es lo suficientemente grande como para que los creadores hayan visto conveniente añadir un atajo de teclado que nos muestre en el suelo una serie de rutas hacia los lugares de interés, como los diferentes hangares. De todas formas resulta mucho más satisfactorio explorar primero por uno mismo, y recurrir a ellos cuando queramos volver a una localización ya vista.
Hay infinidad de guiños y pequeñas cosas por descubrir. Aquellos fans que sepan leer aurebesh (el alfabeto ficticio empleado en las películas) podrán pararse a comprobar los textos de las computadoras, así como echarse algunas risas con los easter eggs y algunos de los grafitis repartidos por las paredes. El mejor huevo de pascua de todos, sin embargo, es una galería de créditos con fotomontajes de los creadores.

El plato fuerte, el propio modelo del Halcón milenario, cuenta con un nivel de detalle impresionante, y aunque no podamos acceder al interior, sí que podemos pasearnos por encima de la nave que se hizo la carrera Kessel en 12 parasegundos. Si os agacháis, al menos podreís llegar a subir la rampa de acceso y sentir esas especiales vibraciones.

A pesar de tratarse de una demo, es increiblemente completa. Podemos saltar, los interiores tienen infinidad de escaleras y recovecos, y contamos a nuestra disposición con un blaster E-11 (como el de los stormtroopers) con el que emprenderla con las paredes, aunque los droides no se verán afectados por nuestros disparos. Si sabemos buscar bien, podremos encontrar un hilarante arma secundaria, y además del control por teclado y ratón se puede emplear un mando compatible de Xbox 360 para PC.

Como es de esperar, es necesario un ordenador que cuente con un hardware a la altura para poder moverse con soltura por el escenario con todo configurado al máximo, y la escena está tan repleta de objetos que, una vez pulsemos el botón de “Play” en el menú principal, puede parecer que se haya quedado colgado, pero en realidad lo que ocurre es que el juego tarda mucho en cargarse (alrededor de un minuto o dos).

Si, para acompañar el estreno de la nueva película, queréis daros una vuelta por este “nido de maldad y vileza”, asomaros a las ventanillas de aquella cápsula de escape que estaba aparcada en la calle, visitar los hangares imperiales, o simplemente beberos un refresco en la Cantina de Chalmun mientras os relajáis con la música de Figrin D’an y los Modal Nodes, podéis descargarla en los enlaces que aparecen en la descripción de este video:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.