ANÁLISIS

Multianálisis Gamuzino: Super Smash Bros. Ultimate

Los gamuzinos hemos tenido suficiente para catar la mayor experiencia cross-over de Nintendo en la historia… ¡Y todos tenemos algo que comentar!

La opinión de DaniSensei

Al fin Nintendo nos ha brindado su principal reclamo para la campaña de Switch de 2018, que no es ni más ni menos que Super Smash Bros Ultimate. Un juego que mucha alguna veía con algo de miedo alegando que podía tratarse simplemente de un refrito del de Wii U con todos los personajes. Sin duda alguna, podemos decir que esto no ha sido así. Super Smash Bros Ultimate es su propio juego y tiene un montón de contenido para justificarlo, el juego no solo se basa en la cantidad de personajes que posee sino en sus modos de juego. Recupera prácticamente todos los modos de juegos que tenía la anterior entrega de Wii U y 3DS añadiendo algunos nuevos muy interesantes.

Tiene un modo campaña en el que tenemos que buscar «espectros», que son pequeñas invocaciones o cartas que añadimos a nuestro personaje modificando sus atributos. Estas modificaciones nos permitirán combatir en las misiones de dicho modo historia de una manera más acertada. Dentro del mismo, tendremos que explorar un mapa en el que iremos superando combates con diferentes condiciones para ir haciéndonos con el plantel de luchadores del juego. O al menos este es uno de los modos, ya que el habitual desafío de la franquicia de modo aleatorio por un personaje a sumar sigue presente (y existe hasta posibilidad de revancha).

Recupera de nuevo su modo Arcade, en el cual podemos combatir en determinados escenarios para llegar a un jefe final que varía dependiendo del personaje que hayamos escogido. Además, el modo «cajón de sastre» tiene un montón de modos de juego más. Si invertimos tiempo suficiente podemos desbloquear montones de recompensas, y disfrutar de un montón de minijuegos.

Sin duda el punto juego de punto fuerte de este juego es su modo Smash, combates en los cuales iremos batiéndonos el cobre con nuestros amigos como llevamos haciéndolo desde los tiempos de Nintendo 64 y se irá ampliando a través del modo online en los próximos meses. Su jugabilidad es todo un acierto, hay poco más que añadir, es la de siempre, tratada con especial mimo y esmero, con un montón de contenido nuevo además, como personajes extra ayudantes y objetos varios.

Gráficamente se nota que no es un mero port de Wii U. El juego mejora en muchos aspectos el original, que ya era bastante bueno. Además las nuevas incorporaciones en cuanto a luchadores se trata de todo un homenaje al mundo de los videojuegos. Mención especial es la incursión de la saga Castlevania en nuestro querido juego de lucha.

Respecto al apartado sonoro nos ofrece una colección de bandas sonoras y música icónicas de nuestra infancia, ya que podemos escuchar días y días de canciones que son todo un homenaje al mundo de los videojuegos.
En general este nuevo Smash es todo lo que prometía e incluso más, solo echamos de menos algún modo historia del modo que lo hacía “El mensajero especial” en Super Smash Bros Brawl, que además ofrecía gran cantidad de diversión en dos jugadores cooperativo, pero sin duda sigue siendo un juego magnífico y que sin duda justifica su compra obligada para los poseedores de Nintendo Switch.

La opinión de Lázaro

Siempre me he considerado un profano de la saga Smash Bros. Todos los conocidos con los que he jugado siempre han sido mucho más hábiles al juego y llevan bastantes más horas a sus espaldas que un servidor. Y, sin embargo, eso no ha impedido que las últimas entregas de esta saga que nos ha brindado Nintendo me resulten unos juegazos incontestables. Sí, es cierto que su sistema poco convencional y prácticamente único en su genero es extraño de entender al principio, pero una vez se tiene la oportunidad de probar su tutorial, o tener a un amigo más ducho que se tome la molestia de enseñarnos (ahí debo dar las gracias a Jel por ser un maestro ejemplar), Ultimate se convierte en una fuente inagotable de risas.

Ésta última entrega logra además ser la más equilibrada y participativa de todas, y no sólo en el aspecto más técnico de las mecánicas, sino en su capacidad para poner en igualdad de condiciones tanto a novatos como a jugadores más curtidos, gracias a contar con una cantidad tan pasmosa e inabarcable de contenido. Para ilustrarlo con un ejemplo, tuve la ocasión de jugar con unos amigos durante toda una tarde el fin de semana del estreno del juego. Todos ellos podrían dibujar un mapa del escenario “Temple” con los ojos cerrados, pero bastó poner la elección de arena en modo aleatorio para que pronto nos encontrásemos con escenarios o situaciones que nos eran desconocidas a todos. Es difícil machacar al novato cuando no sabes cómo te va a machacar el escenario a ti, y con una cantidad tan enorme, pasamos horas sin que apenas se repitiese ninguna pantalla.

Además, incluso jugando con amigos el brawler se preocupa de que todos participen de la experiencia: tras varias peleas a cinco bandas, el ganador tenía que enfrentarse a un nuevo personaje que añadir a la parrilla, en lugar de limitarlo a modos en solitario u otro tipo de condiciones. A esto se suma además el replanteo de varios personajes, inmediatamente perceptible: Bowser es más poderoso pero más lento. El mismo ritmo del juego es, a la vez, más rápido, pero de alguna forma se siente más sosegado. Estos cambios invitan a probar todos los personajes: ver las diferencias es más divertido que nunca.

¿Y qué decir del apartado visual y sonoro? Si bien Super Smash Bros Wii U ya tenía un acabado estupendo, la mejoría de Ultimate es evidente. Los escenarios rebosan calidad y están repletos de destellos y efectos de iluminación, las texturas están más cuidadas, y todo el conjunto es un regalo para la vista. La presentación a pantalla completa en full HD en un televisor grande permite ver con claridad dónde estamos incluso en las situaciones más caóticas, y tanto los temas musicales con sagas clásicas como los guiños de escenarios y personajes invitados harán que la nota de la nostalgia resuene en el corazoncito de cualquier gamer con algunos años a sus espaldas. Es imposible no estallar de júbilo con las invocaciones de Final Fantasy VII en el escenario de Midgar (antes sólo disponible como DLC en el juego anterior), o emocionarse ante la presencia de Simon Belmont y los guiños a la trilogía Castlevania de NES.

Donde anteriores quedadas con estos mismos amigos para jugar a Melée (un título que exigía saber muy bien lo que se está haciendo para poder jugar con garantías) se convertían casi en una tortura para mí, la tarde que pasé con esta entrega me ha dado ganas de salir corriendo a la tienda a por una copia. Si alguien necesita un motivo para hacerse con una Switch, sin duda Ultimate es razón más que suficiente para ello. Tanto si se es principiante como veterano.

La opinión de David

Me incluyo entre aquellos temerosos a que el juego fuese una simple adaptación de la versión para Wii U como ya han sido otros muchos títulos de la consola. Y aunque es cierto que los primeros trailers que salieron daban esa impresión, me alegro de poder comprobar que al final no ha sido así.

¿Es entonces este juego el mismo que en Wii U? No, aunque en esencia, sí. Al ser un juego de lucha la mecánica en los combates sigue siendo la misma, y Nintendo ha sabido mantener una similitud que permita trasladar el mundo competitivo que ya había en la anterior consola a esta sin necesidad de tener que adaptarse a los cambios. Cualquiera puede coger su personaje favorito de Wii U y seguir manejándolo casi con la misma destreza que antes. Y sin embargo, al mismo tiempo han añadido novedades para que sea una experiencia nueva, pues pronto te encontrarás con ataques distintos y balances en el personaje que permiten explorar de nuevo la mejor manera de jugarlo. Por supuesto, también hay que mencionar la gran cantidad de personajes con los que cuenta el título, así como los nuevos escenarios, ayudantes, objetos… que darán lugar a que cada batalla sea de lo más variopinta y no te terminen pareciendo repetitivas. También he de mencionar que me ha gustado el nivel de detalle que se ha tenido en el diseño de los personajes (como por ejemplo, que los pokémon de fuego se dañen si caen al agua).

Pero eso es solo referido al sistema de combate. ¿Qué más ofrece el juego para poder gastar horas explorándolo? Bien, el juego ha recuperado dinámicas de ediciones anteriores como el sistema de Desafíos, donde tendremos 124 retos que lograr, o el modo Asalto donde enfrentarnos a multitud de enemigos a la vez. También cuenta con el modo Smash Arcade, donde nos enfrentaremos a varios enemigos hasta llegar a un jefe de manera muy similar a como se hacía en el modo La senda del guerrero en la anterior edición. Y por último contamos con los Espíritus, que en Ultimate sustituyen a los trofeos del resto de la saga. Estos serán también personajes y objetos de un montón de juegos distintos, pero en vez de ser modelos 3D como eran los trofeos, son versiones 2D idénticas a las del juego original, y además esta vez incluyen un uso: se pueden equipar al personaje para potenciar sus atributos o bien darle habilidades especiales. Están clasificados en rangos en función de su poder y hay varios tipos, siendo unos los primarios, que son los que aumentan el poder del personaje y que tienen varios tipos siguiendo una regla de ventaja estilo “Piedra – Papel – Tijera”, y los de apoyo, que complementan a lo primarios con habilidades extra (empezar el combate con algún objeto en la mano, ser gigante durante un rato…). Y aunque tengáis ya hecho un set con vuestros espíritus favoritos, siempre podéis intentar conseguirlos a todos, que os llevará un rato largo ya que hay 1297 distintos.

¿Pero cómo se consiguen estos espíritus? Esto nos lleva a otro de los modos más importantes del juego, la Aventura, o llamándola por su título en castellano, El mundo de las estrellas perdidas. En este modo tendremos un gran mapa que explorar a través de combates con reglas especiales en los que iremos rescatando espíritus y jugadores, además de enfrentarnos a diversos jefes. Es un modo muy entretenido a la hora de jugar, aunque después de la gran cinemática de apertura que se ve en el trailer, he echado en falta más vídeos conforme avanzabas como ocurría en El emisario subespacial. También hay otras maneras aparte de conseguir Espíritus, como el Tablero de Espíritus, con más combates especiales que se van actualizando diariamente, o bien comprándolos con los Puntos de Espíritu que vas consiguiendo; pero no os preocupéis, que también sigues ganando los clásicos goldones para poder comprar más cosas en el juego (como un servidor, que los dedica únicamente a comprar las más de ochocientas canciones que trae el juego).

En conclusión, es un buen juego con el que pasar tardes de combates y risas con amigos o bien intentar desbloquear todo su contenido en solitario, aunque personalmente me chirría el hecho de que anunciasen los dlcs antes de sacar el propio juego; creo que debemos plantearnos cómo está cambiando el mundo de los videojuegos por el contenido descargable.

La opinión de Álex

He sido fan de la franquicia desde Melee. De pequeño nunca tuve una Nintendo 64 y no conocía la existencia del mayor cross-over de la época; no sería hasta más adelante que pude apreciar lo que puso sobre la mesa la entrega original. Sin embargo, nunca he fallado a la llamada de Smash. Melee fue mi primer amor. Brawl fue todo lo que pude desear, si bien algunas decisiones de diseño no me terminaron de convencer. Y Smash 4 corrigió lo más criticable de las entregas anteriores, además de mejorar los combates online. Y es en el online de Ultimate donde voy a centrar mi opinión. No puedo añadir nada más a todo lo que han dicho los compañeros de arriba, pero sí noto la ausencia generalizada del multijugador en línea.

Como vivo en La Mancha profunda y rodeado de poca gente joven, tengo muy pocas oportunidades para quedar con colegas y jugar multis en local, por lo que el online me viene como agua de mayo. En Ultimate, haciendo honor a su título, dispone de la mayor variedad de opciones para jugar online y lo convierte en la experiencia definitiva.

Pasamos brevemente por el modo Espectador, que como se puede intuir, nada más entrar te lleva a la repetición de una partida jugada por otras personas. Lamentablente no dispone de opciones de búsqueda por países, personajes, escenarios, o incluso por tu lista de amigos. Simplemente, reproduce un combate. Sin embargo, puede resultar útil para tenerlo de fondo, aprender técnicas de otras personas, o para pasar el rato.

Y ahora entramos en la parte magra. La sección donde pasaremos más tiempo será, probablemente, Partida rápida, en donde podremos jugar nosotros solos o cooperar con un amigo en local frente a contrincantes online. Antes de empezar podremos seleccionar una serie de reglas preferidas. Si eres como yo y te gustaba jugar «En serio/For Glory» en Wii U, sería interesante cambiar el formato de luchas a 1 contra 1 con vidas, escenarios Ω y sin objetos. Ahora bien, como he dicho, son reglas preferidas; esto no te garantiza siempre partidas con las mismas reglas exactas. Generalmente intentará encontrarte partidas con reglas muy parecidas, pero si el matchmaking no te encuentra nada, lo más probable es que te monte una partida a 4, con objetos y a tiempo. Ew. Lo curioso e interesante es que han añadido una opción para buscar partidas en 2.º plano mientras entrenas o juegas al modo Arcade. Además, si superas los 3.000.000 de puntos Smash, con algún personaje, entrarás en Combates VIP. No sé qué hay más allá, porque lo conseguí de pura potra y después caí en picado a 2.500.000 de puntos. 🙁

Y por último quedan las Salas, que nos dan un punto de encuentro para jugar con desconocidos o con amigos. No hay opción para torneos online, pero sinceramente, prefiero la sencillez que ofrecen ahora: es una sala con cola para entrar, gradas para observar, y multitud de reglas para rotar jugadores. Como novedad, se puede usar el chat de voz con la aplicación Switch Online de móvil, pero no te pierdes nada; Discord hace bien el apaño.

Lo que más me ha sorprendido a nivel general es que el netcode está tan bien optimizado, que me permite jugar con mi «estupenda» conexión ADSL de «hasta» 20 MB, o con 4G con muy poco consumo de datos. Es evidente que la respuesta no es tan ágil como una partida en local, pero es muy tolerable siempre y cuando ambos jugadores dispongan de una conexión estable.

En general, con todo el elenco de personajes nuevos, los que están por llegar, las pequeñas mejoras de Quality of Life para la experiencia de juego, además del impecable modo online, hacen de este Smash Bros., sin duda alguna, el definitivo.

  1. Para mi la mejor y mas completa versión de un juego que como el vino mejora con los años. Bien equilibrado, hasta arriba de contenido y fan service a tope. ¡Imprescindible!

  2. “Vivo en La Mancha profunda y rodeado de poca gente joven”. De repente, en comparación, me siento muy viejuno… LOL

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.