ARTÍCULOS

Por la patilla: Iconic Cars Highway Challenge

¡Abran paso a mi batmóvil!

Iconic Cars Deloean

En una escena de la película Ready Player One, de la cual os hablábamos no hace mucho, los personajes participan en una carrera virtual en la que todos los corredores pilotan alguno de los vehículos míticos de la cultura popular. Coches que son inmediatamente reconocibles, y que son un personaje más de las cintas o series en las que aparecen: El DeLorean de Regreso al Futuro, KITT de El Coche Fantástico, la furgoneta de El Equipo A… Muchos sueñan con ponerse detrás del volante de estas máquinas, como atestigua el trabajo de los fans tuneando vehículos con vinilos personalizados creados por ellos mismos en juegos como Forza Horizon 3, o como el título que os traemos hoy: Iconic Cars Highway Challenge, el cual nos coloca a los mandos de los coches más representativos de la gran y pequeña pantalla. ¡Y grátis!

Este sencillo juego fan ha sido creado por Lord_Deejay (el responsable de ese Resident Evil en primera persona que disfrutabamos recientemente). La premisa es muy simple, y cercana a clásicos como Road Fighter de Konami: debemos escoger un coche, lanzarnos a la autopista, y tratar de esquivar el tráfico todo el tiempo que podamos. Si pasamos muy cerca de otros vehículos al adelantarlos, añadiremos puntos a nuestro marcador, y si pasamos varios seguidos, o si circulamos muy por encima del límite de velocidad, subiremos unos contadores de combos que multiplicarán nuestra puntuación. Si chocamos frontalmente se acabará la partida y se canjearán nuestros puntos por dinero, el cual podemos usar para adquirir otros vehículos, ya que al principio solo tendremos disponible el Ecto-1, la ambulancia modificada de los Cazafantasmas.

Conforme vayamos acumulando más dinero, podemos optar por tunear nuestros vehículos, añadiendo más potencia, mayor maniobrabilidad o mejores frenos, o podemos ahorrar para comprar más coches. Hay para todos los gustos y bolsillos. A la máquina del tiempo, la furgoneta de M.A. Barracus, el Ecto 1 y KITT se suman, entre otros, el Dodge Charger de la serie El sheriff Chiflado, El Interceptor de Mad Max, el Peugeot de la serie de películas Taxi… Pero sin duda el más caro, el premio final, es el mastodóntico Batmovil del juego Arkham Knight, un vehículo tan grande y bruto que apenas sí cabe en la pantalla de selección de coche.
Además de las opciones mecánicas, también podemos escoger para todos ellos diferentes tipos de llantas y colores. Algunos casi de manera obligada, ya que el Ecto 1, o el Toyota Trueno 86 de Initial-D aparecen por defecto pintados de negro, en lugar de ir en su blanco original.

Podemos usar tres puntos de vista diferentes: uno aéreo, uno más clásico detrás del vehículo, y uno desde dentro de la cabina que proporciona mayor sensación de velocidad y distancias laterales. No todos los vehículos cuentan con una vista interna (los que no lo hacen tienen una cámara sobre el capó), pero los que lo hacen tienen todos los detalles (y hasta algún Easter Egg). Resulta muy satisfactorio a nivel “friki” el conducir el DeLorean de Marty McFly por entre camiones y tráfico con los circuitos temporales en el salpicadero. Los controles, a pesar de su sencillez, son agradables. Aunque en relidad en lugar de girar físicamente lo que hacemos es mover el coche de derecha a izquierda de la pista, el vehículo cabecea y mantiene cierta inercia, dando la sensación de que sorteamos los vehículos en zigzag. Se puede emplear tanto teclado como un mando Xinput.

El fangame ofrece varias variantes sobre la misma fórmula: tráfico en un solo sentido o en los dos, un modo time attack, que nos proporciona una cantidad limitada de tiempo para acumular todos los puntos que podamos (el modo más flojo), o el modo más diferente (y también en el que es posible acumular puntos más fácilmente): el modo bomba. En él, emulando la película Speed (o, como Homer Simpson la titulaba: El Autobús que no Podía ir más Despacio) conducimos un autocar en el que se ha plantado una bomba: si bajamos de cierta velocidad por demasiado tiempo, o si recibimos demasiados daños, la bomba explotará. Como el autocar es tan voluminoso, nos libraremos de muchos aprietos simplemente arramplando con los coches que tengan la mala idea de cruzarse por delante nuestro. En todos los modos hay un ciclo día noche. La noche es especialmente peligrosa, ya que limita la visibilidad, y algunos de los domingueros que pueblan la carretera no llevan los faros puestos, pudiendo encontrarnos con un accidente múltiple delante nuestro de repente si no tenemos cuidado de frenar a tiempo. Sin embargo, el juego no llega a ser injusto con estos bloqueos inesperados: si llegamos a un punto en el que, sin que sea culpa nuestra, incluso frenando al máximo no tenemos ningún hueco por donde salir, el mismo juego nos “teletransportará” a un hueco libre para que podamos seguir.

No vamos a negar que el juego sea más sencillo que el mecanismo de un chupete, recordando a algunos clásicos de 8 bits y ciertos títulos para móviles, pero es extrañamente adictivo, y su inmediatez invita a la rejugabilidad y a las partidas rápidas. Además, el alto valor friki del plantel de coches del que hace gala garantiza la diversión, auqnue solo sea a modo de curiosidad. Sí obstante, el juego cuenta con algunas pegas que esperamos se solucionen en posteriores versiones: los escenarios resultan algo vacíos, no parece haber más “stages” que la autopista (aunque exista un menú de selección de stage), los títulos de las películas a los que pertenece cada coche tapan algunos de los colores de pintura a elegir (ACTUALIZACIÓN 20/05/2018: En la versión 1.2 del juego ya se ha solucionado este problema) y las cantidades de dinero exigidas para desbloquear nuevos coches pueden partecer algo altas para un juego tan simple, obligando quizás a grindear demasiado tiempo en las primeras partidas hasta que nos hacemos con nuestro segundo coche en el garage.

Aún así, estamos convencidos de que lo disfrutaréis, y que os proporcionará diversion para un par de tardes, o en esos huecos donde os apetece jugar a algo pero no durante mucho tiempo. Si queréis haceros con Iconic Cars Highway Challenge, podéis descargarlo desde su página siguiendo este enlace.

 

Deja un comentario