ARTÍCULOS

Power Rangers Super Legends: el juego definitivo de la saga

Se estrena nuevo film de la franquicia de los heroes de las mallas de colores y poderes especiales, una especie de rebooth de tono mucho más serio que la serie original. A falta de ver qué tal es recibida por la crítica esta nueva cinta, qué mejor ocasión para repasar el juego más completo que […]

Se estrena nuevo film de la franquicia de los heroes de las mallas de colores y poderes especiales, una especie de rebooth de tono mucho más serio que la serie original. A falta de ver qué tal es recibida por la crítica esta nueva cinta, qué mejor ocasión para repasar el juego más completo que nos ha dado la franquicia. Power Rangers Super Legends fue un juego para PS2 y PC que pasó por los circuitos de la negra de Sony sin levantar mucho revuelo, pero que logró ganarse el corazoncito de los fans de la franquicia gracias a su fidelidad al material original, y al hecho de que recopila personajes nada menos que de 7 temporadas diferentes de la franquicia (antes incluso de que Power Rangers Super Megaforce). ¡A metamorfosearse!

La historia:

A pesar de que se pensaba que había sido purificado por el estallido de energía de Zordon al final de “Power Rangers en el Espacio”, el ruin y malvado Lord Zedd ha reaparecido en su antigua forma. Atrapado en una dimensión oculta, está interfiriendo con la corriente temporal, intentando alterar el curso de la historia para destruir a todos los Power Rangers a través del tiempo. Operando desde el Santuario de las Leyendas, el futuro Ranger Omega debe reunir un equipo de Power Rangers y artefactos a través del tiempo para poder entrar en la dimensión oculta de Lord Zedd y reestablecer la linea temporal.

Este argumento nos da la excusa para poder controlar a rangers de las temporadas Operación Sobrecarga, S.P.D., Tormenta Ninja, Fuerza Salvaje, Fuerza del Tiempo, La Galaxia Perdida y Mighty Morphing.

La jugabilidad:

El título combina elementos de beat ’em up con plataformas, de manera parecida al Kyōryū Sentai Zyuranger de Famicom, con algunos toques de búsqueda y recolección de objetos al estilo de los juegos de Lego, para desbloquear nuevos rangers (uno por sección) y bocetos del arte del juego. Algunos de estos items se encuentran muy bien escondidos, y deberemos dominar la técnica de uppercut (ataque + arriba), salto y de nuevo uppercut para poder propulsar a un enemigo hacia arriba, lo que nos permitirá acceder a alturas imposibles de alcanzar con nuestro doble salto.

Disponemos de ataques cuerpo a cuerpo (¡como no!) y de nuestra pistola de rayos. La idea es que (, un poco al estilo de Devil May Cry,) vayamos alternando entre unos y otros, evitando ser alcanzados por el enemigo, para hacer subir la barra de combo de ataque lo más posible a fín de subir nuestra puntuación, con la cual podremos comprar mejoras para nuestros rangers. ¡Y hasta podremos jugar a dobles con un amigo!

Esto supone un enorme contraste con los (mucho más recordados, en opinión de un servidor de forma injusta) monotonos beat ’em ups que plagaron los circuitos de las consolas de 16 bits, que pecaban de poco variados incluso entonces, y no sabían capturar el aire campy y distendido de la serie original como sí lo hace este juego. La fidelidad de Super Legends con respecto al material del que proviene es total, hasta el punto de que los enemigos se corresponden con sus respectivas temporadas. Los más veteranos del lugar soltarán una lagrimita al llegar a la temporada Mighty Morphing, cuando se den cuenta de que están en Angel Grove luchando contra los inefables masillas (aunque no tengan su típico grito de pavo, ya que todos los enemigos comparten efectos de sonido)

Al final de cada segmento tendremos que enfrentarnos a una monstruosidad con nuestros MegaZords, en una serie de Quick Time Events que nunca se antojan complicados. Aquí es donde se podrían haber marcado un uno contra uno más convencional, al estilo de Power Rangers Fighting Edition, pero no es tan negativo como pudiera parecer y hace el juego accesible a los pequeños de la casa tambien.

La presentación:

Todo el juego está presentado en pseudo 2D, y tratado con una estética cartoon con personajes sombreados en Cell Shading. Puede que no fuese de lo más potente que haya dado la PlayStation 2, pero es lo suficientemente resultón y se mueve con soltura. Existe una excelente versión para PC, que cuenta con multiples resoluciones en formatos 16:9 y 16:10 (algo raro de encontrar en las conversiones de PS2), y que reconoce sin problemas los Joypad direct Input (como los de Logitech).
Lo único que le faltaría a este juego para ser el título que cumpliese con los sueños húmedos de los fans de la franquicia sería la inclusión de los épicos temas del mítico Ron Wasserman. La banda sonora no es que sea mala, pero sin los riffs de guitarra de la serie pierde parte de su identidad, y es que quien no querría jugar escuchando esto:

No ha habido ningún otro juego de la saga lanzado en consolas de sobremesa desde entonces. Hasta que eso ocurra, este sigue siendo el más completo y el que más horas os tendrá pegados a la pantalla reventando a las huestes de lord Zedd. Go go Power Rangers!

Deja un comentario