Reseña de Horizon Zero Dawn

Desde que vimos el tráiler en el E3 del 2015, teníamos muchísimas ganas de poder hincarle el diente a este título. Hemos de decir que desde Gamuza la idea de ambientación prehistórica conviviendo con máquinas se nos hacía muy interesante.  No por esperado hemos de escatimar en buenas palabras hacia el exclusivo de PS4, que derrocha calidad por todas partes, arropando una jugabilidad de ensueño con un apartado gráfico de excepción. A continuación os llevamos a los cautivadores parajes de una civilización desaparecida, comenzando, eso sí, con el tráiler del que os hablamos:

Horizon Zero Dawn es un videojuego de aventuras en mundo abierto desarrollado por Guerrilla Games (conocidos, entre otros, por la saga Killzone). El argumento nos pone bastante pronto en situación: la vida, tal y como la conocemos hoy en día, se ha ido al carajo. En su lugar, existen unas tribus  de supervivientes repartidas a lo largo y ancho del universo del juego.  Controlamos a Aloy, una paria marginada por su gente.  Esta se embarcará en una aventura donde tendrá que encontrar respuestas a su destino y a la civilización antigua que existió antes que los actuales habitantes del mundo del juego.

Nada más comenzar jugamos el tutorial, lo cual no se saldría de lo habitual de no ser que controlamos a la protagonista cuando ésta era pequeña. Así, nos vamos haciendo con los controles hasta llegar a su mayoría de edad, punto en el cual seremos una cazadora y arquera ágil con una puntería letal.  Dispondremos de un gran arsenal con el que podremos cazar y hackear a las máquinas. Destruir dichos enemigos mecánicos será muy importante durante el juego, pues las necesitamos para crear ítems y mejoras.  Durante la historia, tendremos ocasión de interactuar con los personajes que nos vayamos encontrando e incluso podremos elegir las respuestas, pero no esperéis algo tipo Mass Effect, ya que las respuestas que demos no afectarán, por desgracia, al desarrollo de la historia, quedandose más en una curiosidad para dar variedad a nuestra partida.

El sistema de combate es uno de los puntos fuertes del título. Para esta ligera review elegimos jugar en modo de dificultad normal, y aún así nos costó algo de trabajo eliminar algunas de las máquinas. (No quieremos ni pensar en el modo ultradificil). El acabado visual es precioso, no solo en términos técnicos sino también gracias a su acertadísima dirección artística: todo en el juego está bastante mimado, e incluso las expresiones están muy logradas (algo que por desgracia no es necesariamente la norma incluso entre títulos triple A). La música es otra de las virtudes del juego, ya que logra relajar o poner al jugador en tensión cuando es necesario.

Por todas estas cosas y muchas otras, Horizon Zero Dawn ha conseguido, no sólo convertirse en un título que debería estar en la juegoteca de cualquier poseedor de una PS4, sino que puede presumir de ser, por derecho propio, uno de los mejores sandbox del 2017.

Acerca del Autor

Celia O

1 Comment

  1. Dani Sensei 17/10/2017 at 6:52 pm #
    Una de las cosas que más me gustaron de este sandbox es que entiende muy bien el termino "invitar a jugar" puedes pasarte horas que el juego siempre te dará algo para que no sueltes el mando.

Hacer un comentario