ANALISIS ARTÍCULOS

Review: Tomb Raider

¿Estará el nuevo film a la altura de Lara?

Lara Croft

AVISO: La siguiente review contiene SPOILERS del argumento.

Siempre ha habido una pequeña espinita clavada en lo tocante a hacer una buena adaptación de un videojuego a la gran pantalla. Son pocas o inexistentes aquellas que hayan sido buenas películas como tal. La última en llegar a las salas de cine ha sido Tomb Raider, inspirada fuertemente en el rebooth de la franquicia que llegó a consolas en 2013. ¿Y qué pasa con ella? Os preguntaréis muchos. ¿Es mala? En mi opinión, es un guión hecho para dejarnos “contentillos” nada más. No arriesga, pero tampoco pierde. No es una obra maestra del cine pero tampoco una chapuza. Así la calificaría yo. Una vez aclarado esto, vayamos ahora con los spoilers.

“No soy esa clase de Croft”

Al principio del filme, se nos muestra a una Lara preocupada por sobrevivir en la ciudad ya que aún no ha firmado los papeles de la millonaria herencia que le deja su padre desaparecido hace siete años. La vemos entrenando, compitiendo en bicicleta por un premio, deshaciéndose de unos ladrones para que veamos de lo que es capaz y no sorprendernos de lo habilidosa que será a lo largo de la película. Mucha gente ha criticado esta parte de sosa y aburrida. Pero yo creo que es necesaria, sobre todo para la gente que no conoce al personaje. Alicia Vikander lo hace de maravilla. Para mí es el punto más fuerte de esta película. Sabe transmitirnos a esa Lara aun inexperta que va superándose a sí misma.

A Lara se le dan muy bien los acertijos, por lo que no le cuesta apenas trabajo resolver un criptex dentro del cual descubre el terrible secreto de la desaparición de su padre: Richard Croft viajó hasta la misteriosa isla de Yamatai para rescatar a Amelia Croft del inframundo. La joven aventurera se embarca en el Endurance gracias a la ayuda de Lu Ren, el cual también perdió a su padre hace siete años (fue su padre quien, de hecho, llevó a sir Richard a la isla). Me hubiera gustado que este personaje hubiera sido una Sam, como la que nos acompaña a la isla en el juego, pero imagino que al tener el film un enfoque menos sobrenatural para Himiko, no tenía sentido a tener una contrapartida a la amiga de Lara. Pero bueno, no adelantemos acontecimientos. Croft y Ren naufragan en la isla y son capturados por La Trinidad, cuyo líder es Mathias Vogel. Me gustó que tuviera el mismo nombre que el antagonista del videojuego. Ambos igual de aburridos y con falta de personalidad, también hay que decir. No hay que olvidar que un buen malo debe ser memorable: que aparezca en la pantalla y veas lo temible que es o lo imponente que es y quieras estar en su bando. Seguro que todos recordamos a Sephirot o a Liquid Ocelot pero, en fin, no voy a entrar en los entresijos de la creación de villanos.

Lara consigue escapar gracias a su amigo y, tras correr por la selva, hay un momento en el que casi se juega la vida en un avión en ruinas. Gran guiño al videojuego. Sin apenas dejarnos respirar, Lara Croft conoce a su padre, quien no solo resulta que está aún vivo sino que además se había ocultado todo este tiempo en su refugio en una gruta. A Richard Croft  parece olvidársele el verdadero propósito con el que había entrado en la isla, digo yo que, en esos siete años, al menos algo debería haber descubierto. En cambio, ha estado más pendiente de entorpecer a La Trinidad, despistándolos con falsas pistas.
Padre e hija son capturados por Mathias y su séquito. Estos usan a Lara para abrir la puerta a la tumba de Himiko. Nos encontramos un par de puzzles: El que más me gustó fue el del acertijo de los colores. Me pareció muy original.

Llegan a la tumba de Himiko y descubren que en realidad, ella no era una tirana sino una buena persona, pues se sacrificó voluntariamente por su pueblo, consciente como era de ser la portadora de una terrible y destructiva enfermedad que convierte a la gente en un muerto en vida sin voluntad. ¡Oh vaya! ¿No os recuerda esto al final del primer Uncharted? Ya que casi han calcado al juego, creo que deberían haber hecho lo mismo con su final, pero no, no fue así. Casi todos se contagian excepto la protagonista y el antagonista. Sí, el padre también. Ya que su único propósito en la película era acabar salvando la vida de su hija antes de que Mathias le diera el golpe final.

La tumba explota gracias a los explosivos que había accionado Richard, cosa que Lara utiliza para arrebatarle a Mathias el único resto de esta terrible plaga que ha podido recuperar: el dedo momificado e infectado de Himiko, usándolo contra él. Dedo putrefacto envuelto en un plástico pero que consigue contagiarle igualmente.
Llegamos al final donde descubrimos que Lara no ha conseguido acabar con La Trinidad, que aún hay miembros activos y uno incluso dentro de su propia casa. También hay un pequeño guiño a Angelina con las dos pistolas. ¿Tendremos secuela? Seguramente, ya que el final está abierto.

Como hemos visto un guión muy sencillo. Sin ningún sobresalto, ni nada destacable para recordar. Contentando a los fans e introduciendo al personaje a aquella gente que no ha jugado a los juegos. A mi me hubiera gustado más exploración, más folklore japonés, más arqueología, pero desgraciadamente no ha sido así. Al igual que muchos fans nos hemos ido “contentillos” de la sala, pero no satisfechos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.