Robando los planos de la Estrella de la Muerte

Los fans de Star Wars están de enhorabuena gracias al Estreno de Rogue One, una película que narra el robo de los Planos que ayudarían a la Rebelión a encontrar la forma de destruir el arma definitiva del Imperio. Sin embargo, aquellos fans más talluditos tendrán una sensación leve de deja vú, ya que ellos mismos han robado esos mismos planos y devuelto la libertad a la Galaxia en varias ocasiones, en algunos de los videojuegos de la franquicia.
El robo de esos planos se convirtió en uno de esos objetivos recurrentes en los juegos de la saga de Lucas, y los jugadores más acérrimos lo habrán hecho ya media docena de veces, junto con robar de mil maneras la lanzadera Tyridium. Sin embargo, para este artículo no vamos a contabilizar las misiones de X-wing o juegos de estrategia en las que debemos dar apoyo para que los planos sean robados, sino que nos vamos a centrar en las dos ocasiones en las que nosotros, como los protagonistas del nuevo film de la Guerra de las Galaxias, robamos los planos con nuestras propias manos. Sentid como La Fuerza os invade mientras las repasamos.

 

Star Wars: Dark Forces

Creado en 1995 para PC y PSX como respuesta a los incontables mods de fans de temática Star Wars para Doom, Dark Forces, al cual quizás dediquemos un artículo completo detallando sus virtudes, era un excelente shooter en primera persona; adelantado a su tiempo en muchos aspectos. El que suscribe estas líneas lo considera, junto con KOTOR y Lego Star Wars saga, uno de los mejores juegos inspirados en la franquicia.
El juego nos ponía en el papel de Kyle Katarn, un mercenario que se pone al servicio de la Rebelión para una serie de misiones, y que en juegos posteriores acabaría convirtiendose en Jedi e incluso instructor. La primera misión, que incluso llegó a ofrecerse como demo gratuíta, empezaba bien fuerte: Kyle va al planeta Danuta, y se infiltrará él solito en una base imperial, machacando incontables hordas de Stormtroopers y oficiales imperiales, como si fuera una suerte de Chuck Norris armado con un blaster. ¿Nuesto objetivo? Robar los planos de la Estrella de la Muerte.
El momento que nos causó en su día unas vibraciones especiales era aquel en el que, al llegar a la habitación en la que se guardaban los planos, nos encontrábamos con un holograma flotante tridimensional de la misma.

 

Star Wars: Lethal Alliance

Lanzado por Ubisoft en 2006 para Nintendo DS y PSP, este juego narra las aventuras de la twilek Rianna Saren y su droide Zeeo a través de una serie de misiones que tienen, como objetivo último, la obtención de información sobre el arma con poder para destruir un planeta entero.
Si bien el juego nos acaba incluso llevando a la mismísima Estrella de la Muerte en construcción, y de hecho incluso tiene aparciones de Katarn o el planeta Danuta, se vuelve muy contradictorio con eventos narrados en novelas y juegos anteriores, hasta el punto de que parece que los guionistas el juego no se hubiesen tomado molestia alguna en documentarse, (el hecho mismo de que Katarn ya forme partte de la rebelión y lleve barba antes incluso de la destrucción de la estrella de la Muerte en un juego que toma prestados nombres y elementos de Dark Forces es, cuando menos, custionable).
Por otra parte el juego en sí mismo cuenta con dos grandes problemas que lastran la experiencia. De una parte, depende demasiado de elementos de plataformas no muy bien resueltos, la cámara es problemática y la mecánica de intercambio de personajes está desaprovechada. Por otra, la protagonista es un ejemplo de manual de diseño dentro de un despacho de marketing: la protagonista esta tan evidentemente diseñada para ser tan chula, tan guay, que acaba sufriendo síndrome Poochie y causando apatía desde el minuto cero, mientras que Kyle funcionaba porque no dejaba de ser un mero avatar para que el jugador se calzara sus botas.

 

Huelga decir que estas historias, girando todas en torno a la llamada “operación Skyhook”, pertenecen al antiguo Universo Expandido (ahora llamado Legends) y no son consideradas canónicas. Sin embargo, a buen seguro que tendremos nueva ración videojueguil del robo de los planos más famosos de la historia del cine a raiz de la nueva película. Sin ir más lejos, ya ha inspirado un DLC para el juego Battlefront, en el que nos batiremos el cobre mientras admiramos las playas y palmeritas del planeta Scarif.

Hasta la próxima ocasión en que tengamos que lidiar con las malignas fuerzas de la opresión en la Galaxia. ¡Que la Fuerza os acompañe!

 

Autor: Lázaro

Acerca del Autor

Lazaro

1 Comment

Hacer un comentario