editorial

¡Feliz día mundial del videojuego!

Termina el periodo de vacaciones estivales, pero no sin hacerlo por todo lo alto: Hoy, 29 de agosto, es el día mundial de los videojuegos, una fecha en la que se celebra nuestra afición y se recalca su innegable valor cultural como medio, algo que desde Gamuza tratamos de promover a diario. Lo que es innegable es que los videojuegos están poco a poco traspasando la barrera de ser considerados como un mero entretenimiento infantil y, si bien aún quedan algunos prejuicios por eliminar, a día de hoy es disfrutado por gente de todas las franjas de edad y en prácticamente cualquier lugar, desde la comodidad de la habitación hasta amenizando un largo viaje en tren al trabajo.

La “sportificación” de los videojuegos: jugadores avergonzados de serlo

En el último trailer de Gran Turismo Sport presentado en el E3, alternadas con metraje del juego se sucedían una serie imágenes de señores con cara de pocos amigos, ataviados para pilotar, mientras una voz en off suelta perlitas tales como “los críticos nos llamaban corredores de salón”, o “no queremos otro juego, queremos deporte”. Esta tendencia hacia la disciplina deportiva en forma de contienda online, tan celebrada por cierto sector del público, se está empezando a convertir en la nota habitual incluso entre franquicias ya establecidas, y esto, junto con la adopción de un tono pretendidamente más “serio”, denota un problema subyacente: aún hay una gran cantidad de compañías y jugadores que siguen viendo los videojuegos como algo propio de niños, un pasatiempo del cual avergonzarse, y buscan en la “sportificación” una manera de justificarse frente a los demás.

Fireman, gazapillos y una vara de medir propia: Las locas reflexiones de Dani-sensei

Ayer, antes de acostarme, me dio por monear un rato en Internet, entré en una página de videojuegos (pero no diré cual, a ver si así se animan las webs del medio y nos piden que les hagamos una “promosió” ), y por unas cosas o por otras, acabé mirando figuritas. Hay quien dice que no es muy normal que se dedique a esto alguien que se aproxima poco a poco a la treintena, yo les respondo que si soy capaz de seguir conviviendo con mi niño interior lo siento por ellos. El caso es que en mi vistazo al escaparate virtual me topé con una figura del “Fireman”, de Metal Gear Solid V, y… ¿qué fue lo curioso? Pues que no terminaba de recordar a este personaje. Recordaba (o quería recordar) algo de la parte del principio del juego, en la que escapas de un hospital pero, tras eso, nada: mi mente estaba vacía.

Sensei Editorial: Un primer año gamuzino

Un año parece un suspiro, sin embargo, como todo el mundo sabe el tiempo es relativo y un montón de cosas pueden pasar en un mero suspiro. Tan solo hace doce meses una tripulación de locos se embarcaba camino a PlayGame con sus portátiles y una PSX con el objetivo de llevar la cultura del videojuego a su tierra manchega. Con nervios pero sin titubear fueron alistando a todo bicho viviente que iban encontrando con el objetivo de ir creciendo como comunidad, poco a poco, fueron reuniendo consolas y videojuegos con el objetivo de que todo el mundo pudieran disfrutar de ellos. Un año puede ser el primer paso de un viaje de 10000 kilómetros, y sin duda disfrutar de ese viaje se está convirtiendo en el propósito.