final fantasy

Villa Cloud, “Yo compré un chalet en Costa del Sol”

No cabe la menor duda de que estamos desde hace varios días en pleno apogeo del periodo estival, y con él, vienen el sol, el calor, la playa, y toda la imaginería asociada. A los que podáis disfrutar de unas estupendas vacaciones, mi enhorabuena. A aquellos que no, no os alarméis: nuestro pasatiempo favorito está plagado de juegos repletos de playas y palmeras en los que solazarse, aunque sea virtualmente. Hasta el más duro de los héroes necesita tomarse un descanso de cuando en cuando, y esto es algo que debieron pensar los creadores de Final Fantasy VII cuando añadieron al juego el área de Costa del Sol (no es broma, es su nombre oficial, コスタ・デル・ソル Kosuta Deru Soru), un lugar en el que surfear, broncearse, nadar en la playa… y comprarse un chalet.

20 años de Final Fantasy Tactics

Hace apenas tres días se cumplían 20 años del lanzamiento en Japón de Final Fantasy Tactics, el juego de rol y estrategia lanzado para PlayStation el 20 de Junio de 1997. Fueron muchas las joyas de Squaresoft para la gris de Sony que, por alguna razón y a pesar de haber pisado territorio norteamericano, no llegaron a nuestras tierras, convirtiendose así en juegos de culto: Xenogears, Chrono Cross… Lamentablemente FF Tactics no fue una excepción, un error histórico que se subsanó con la llegada de “FF Tactics: War of the Lions”, el remaster para PSP que, esta vez sí, se distribuyó en Europa. ¡Veamos en qué consistía este spinoff de la saga poblada por chocobos e invocaciones!

Final Fantasy XIII: Línea Recta Hacia el Desastre

Hace un tiempo, y con motivo del lanzamiento de la última entrega de la franquicia Final Fantasy, hablábamos en un artículo de cómo las buenas cualidades de Final Fantasy VIII se imponían sobre sus defectos dejandonos un buen sabor de boca en la memoria, y si bien en esa ocasión hablábamos de cómo resultan las cosas cuando Square las hace bien, hoy toca hablar del extremo contrario, cuando, teniendo cartas para que la cosa salga bien, por alguna razón el resultado final está muy por debajo de lo esperable: desglosemos por qué Final Fantasy XIII es horriblemente decepcionante.

Final Fantasy VIII: de la importancia de los momentos sobre la historia.

Esta semana hemos asistido al lanzamiento de Final Fantasy XV, tras años de espera y expectativas crecientes. Por el momento las ventas parecen corroborar su éxito comercial, y está contando con una buena acogida crítica (si bien no excelente). A la espera de que se disipe el humo de los cañonazos mediáticos y podamos tener una mejor idea de la opinión del público, hay ya una cosa en la que parece haber consenso: si bien el cuarteto protagonista es simpático, la historia de fondo parece desarrollarse sin que tengamos mucho que ver con ella. Los acontecimientos pasan casi de forma independiente de nuestras acciones, e incluso porciones importantes de información y contexto se han reservado para las dos películas de animación lanzadas paralelamente, esto es, suceden directamente fuera del juego. Esto me hizo pensar en anteriores títulos de la saga, y de cómo la octava entrega, a pesar de generar opiniones muy polarizadas, la recordaba, no tanto por la complejidad de su historia sino por los momentos, las secciones que me ofrecían algo diferente y memorable. Esto, factor redentor de muchos videojuegos, es algo que por desgracia parece haberse perdido en los títulos modernos.

Más gráficos no significa mejores gráficos: Final Fantasy X HD

La imagen que encabeza este texto me recuerda a un artículo de un libro de bellas artes que leí hace tiempo. Se titulaba “La Diferencia de un Milímetro” y en él se explicaba cómo a la hora de dibujar rostros, el no respetar las proporciones hasta el más mínimo detalle puede causar que el trabajo resultante no sepa plasmar los rasgos del rostro original. Como ejemplo mostraban dos dibujos de Winston Churchill: En el de la izquierda, se veía claramente que era él. En el de la derecha, diferentes variaciones apenas perceptibles hacían que el hombre del dibujo no fuese Churchill, sino un tipo que se le parecía. De igual forma, en la imagen de la izquierda tenemos a la Yuna original, mientras que en la imagen de la derecha, correspondiente al remaster de Final Fantasy X, la chica de mirada inexpresiva, gesto desaborido y un indicio de ojeras no es Yuna, sino alguien que se le parece.