metal gear

Tomamos algunas fotos virtuales en el Día Mundial de la Fotografía

Numerosos son los juegos en los que, de alguna manera, podemos captar imágenes de nuestro alrededor. La fotografía lleva años mostrándose en esta forma de entretenimiento, siendo la manera principal de jugar o bien simplemente siendo un extra que nada tiene que ver con el resto de la historia. Y a medida que esta disciplina artística evolucionaba en el mundo real, lo hacía también en el virtual para una representación más fidedigna (un ejemplo es el hecho de poder hacer selfies en Zelda: Breath of the Wild).

Los usuarios de PS3 y Xbox 360 de “MGS V: The Phantom Pain” se quedan sin el update del verano

Recientemente Konami publicó que el 1 de Agosto se iba a lanzar un parche para “Metal Gear Solid V: The Phantom Pain” con motivo del verano, en un movimiento similar al del año pasado, en el que se prepararon una serie de eventos y vestimentas de baño desbloqueables. Pero al contrario que en la otra ocasión, y en un incomprensible movimiento (uno más) por parte de Konami, esta vez los usuarios de la anterior generación (versiones PS3 y Xbox 360) se quedarán sin poder disfrutar de este nuevo update, lo que es una lástima, ya que esta vez sí que incluye algunas novedades interesantes, las cuales detallamos a continuación.

La revolución sandinista en los videojuegos: Contra y Metal Gear Peace Walker

Tal día como hoy, en 1979, los guerrilleros del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) derrocaban a la dictadura de la familia Somoza en Nicaragua, sustituyéndola por un gobierno democrático. La revolución en sí misma, y el conflicto que le siguió con la oposición armada organizada por Estados Unidos contra el nuevo régimen de perfil progresista de izquierda, han influenciado temáticas de varios videojuegos. Hoy, en concreto, vamos a hablar de dos de ellos directamente inspirados por estos eventos históricos: el ilustre Contra y el notable Metal Gear Peace Walker.

30 años de Metal Gear: las mecánicas jugables que hicieron historia

Hoy se cumplen 30 años desde que se lanzase Metal Gear, la ópera prima de Hideo Kojima, para el microordenador MSX. La primera aventura de Snake, si bien no es el primer juego donde el sigilo y el subterfugio son mecánicas importantes, sí es el primero en ejecutarla correctamente. Aunque no sería hasta la época de las 32 bits, con el éxito de Metal Gear Solid, que se popularizase este género, y aunque contemos con infinidad de secuelas y de títulos recientes donde el jugar al escondite con nuestros enemigos es preferible a emprenderla a disparos, aún a día de hoy merece la pena reivindicar el primer título de la saga, el cual, más allá de sus limitaciones gráficas, contaba ya con casi todas las mecánicas que se han convertido en señas de identidad de la saga, y que prueban que se trató de un juego adelantado a su tiempo.

De mecánicas metidas con calzador: Los peligros del “me too”

Durante su evento Treehouse para el E3 2016, Nintendo estuvo mostrando más de 5 horas de gameplay de su nueva entrega de la saga The legend of Zelda. Por las descripciones que se habían dado anteriormente respecto al paso a un mundo abierto, me habían asaltado ciertos temores. A falta de ver cómo se desarrollara el juego final en su totalidad, no puedo sino decir que tras visionar los videos mostrados por la compañía de Kyoto mis temores se han acrecentado: un espacio abierto, sí, pero muy vacío y despoblado, con algún enemigo ocasional, sembrado de santuarios casi idénticos en diseño con apenas un par de habitaciones cada uno (Nintendo ha explicado que habrá más de 100 santuarios, y dudo que ningún equipo creativo sea capaz de mantener la frescura y la variedad en un número tan grande de ellos), mientras el protagonista se ve forzado a ir armándose con los objetos que va encontrando (y que se rompen), mientras se ve en la obligación de ir cazando para comer, escalando, y parando para gestionar inventario, vestuario y salud. Esto, más que a Zelda, me suena a Oblivion o Far Cry 4/Primal.