ANALISIS

The Evil Within 2

The Evil Within, este Survival Horror que nos dejó con una buena sensación a los amantes del genero (en el que por supuesto, nos incluimos)  ha vuelto con su segunda entrega a lo grande y nos ha dejado algún que otro sustito del que, por mantener mi reputación como un valiente, no os daré detalles. […]

The Evil Within, este Survival Horror que nos dejó con una buena sensación a los amantes del genero (en el que por supuesto, nos incluimos)  ha vuelto con su segunda entrega a lo grande y nos ha dejado algún que otro sustito del que, por mantener mi reputación como un valiente, no os daré detalles.

Es por eso, que en Gamuza le hemos querido dar un análisis bien merecido a esta nueva entrega que llegó al mercado el 13 de Octubre.

Volvemos al papel de Sebastián Castellanos (cuyo nombre podría seducir hasta el mas puro heterosexual) varios años después del incidente de Beacon, en el que nuestro protagonista vivió auténticos horrores en una especie de “realidad virtual” llamada STEM.

Tras una supuesta vuelta a la normalidad, en un día cualquiera, Sebastián se enfrenta a un incendio en su propia casa en el que tanto su mujer y su hija se ven atrapados, con la impotencia de que nuestro fiel compañero no puede salvarlas. Años después tras verse incapaz de superar su situación y hundido entre el alcohol y la desesperación, le llega una visita inesperada.

Su vieja compañera, la Agente Kidman, regresa de las sombras para darle la noticia esperanzadora de que su hija se encuentra atrapada en un nuevo “entorno virtual mejorado” de STEM llamado, Union.

The Evil Within 2 no ha cambiado mucho su aspecto y mecánicas, controlamos al personaje y lo vemos en tercera persona (aunque hay ciertos momentos en el que vamos en primera persona), investigamos zonas, nos enfrentamos a criaturas deformes y con ansias de matar a todo lo que ve, y mejoramos a nuestro personaje, con esos…fluidos extraños provenientes de las criaturas que matamos (si lo piensas un poco, da grima).

Sin embargo, en esta entrega nos lo podemos tomar con calma aquello de vivir una pesadilla y salvar a nuestra hija. The Evil Within 2 nos ofrece un mapa en el que movernos libremente para investigar y recorrer cuanto queramos. Contamos con un ingenioso aparato llamado Comunicador, con el que rastreamos “frecuencias” en las cuales podremos encontrar Agentes de Mobius (soldados de la Agencia encargada enviados a STEM, básicamente a morir y dejarnos ricos items que rapiñear) u otras personas, ciudadanos ya enviados a vivir en ese nuevo entorno hasta que todo se fue…bueno, se fue. Y lo mas importante, piezas de armas, munición (que de igual manera escasea). Incluso añadiendo eventuales eventos, en el que por ejemplo, salvamos a una persona de morir a manos de esas criaturas.

Pero claro, puestos a pensar que es un Survival Horror, la idea de tener un espacio abierto en el que movernos libremente también consigue que perdamos esa sensación de tensión o susto. Se queda entre el me gusta pero me quita el rollo un poco. No obstante  han conseguido “equilibrar” de cierta manera esta libertad con la aparición de ciertos “mini jefes” y enemigos bastante aterradores en su diseño. Aunque avanzando en la historia esto llega a cambiar un poco y se vuelve al estilo original de The Evil Within, y si nos ponemos un poco nostálgicos, a Resident Evil 4.

Algo a lo que ya estábamos acostumbrados es a los “refugios”. En los cuales podremos mejorar nuestras armas o fabricar munición. Y si tomamos café recuperaremos toda nuestra salud (ya decía yo que el café era algo mágico). También tenemos esa icónica melodía de Claro de Luna que nos guía hasta los espejos , que nos llevan hasta nuestra “oficina de comisaria” donde se encuentra la enfermera Tatiana (siempre preocupándose por nosotros) o donde podemos mejorar nuestro personaje con ese “gel verde” ya mencionado.

El surrealismo sigue siendo la clave principal en la aventura de Sebastián, encontrándonos con escenarios imposibles, pasillos eternos o puertas que te aparecen de repente e incluso personajes atípicos, como un asesino capaz de controlar el espacio-tiempo y ve sus asesinatos, como una obra de arte.

No obstante, aunque  el director ya no sea Shinji Mikami, si no el responsable del DLC del primer The Evil Within, es muy fiel al apartado estético, psicodélico y terrorífico de la aventura original. Nos hemos sentido más y más en tensión y “atrapados” conforme avanzaba el juego a su recta final creándonos dudas sobre nuestra compañera Juli Kidman, que nos hace pensar que sigue siendo una agente de Mobius y no nuestra amiga de confianza. O al asesino Stefano (del cual pierde un poco la gracia si empezamos a hacer rimas) que nos “acosa” en partes del juego y nos enseña su elaborada violencia.

El apartado armamentístico sigue siendo el mismo, nuestra fiel pistola, escopeta y rifle de precisión mas la aclamada y clásica ballesta con sus diferentes tipos de virotes. Y una vez más contamos con el sigilo, algo crucial si quieres hacer un buen uso de tus recursos y nos disparar a lo loco debido a que la munición no es abundante, pero con raciocinio tampoco escasea. Pero por desgracia para la experiencia del jugador, no es difícil hacer que nos pierdan de vista si nos persiguen, puesto que la visión y audición de los enemigos es similar a la de mi abuela.

Para nuestro sigilo, contamos con nuestro fiel cuchillo, parapetandonos en esquinas o cajas podremos sorprender a nuestros rivales y eliminarlos de una sentada. Aunque siempre hay enemigos que nos harán pasar un mal rato, como esas moles deformes con las que mejor mantener la distancia.ç

En el apartado técnico del juego tiene ciertas mejoras notables en su motor STEM Engine. La iluminación y el modelaje de los personajes son mas sólidos y creíbles, junto con la constante sangre en pantalla y distorsiones del sonido muy típicas de la anterior entrega, hacen que los momentos surrealistas y de combate tengan un atractivo estupendo. Eso, añadiendo la banda sonora que no nos ayuda a estar relajados en casi ningún momento.

Dicho esto, The Evil Within 2 es una aventura de terror muy buena a tener en cuenta. Con solo el simple hecho de preguntarte que locura o pesadilla te espera tras cruzar una puerta.

No dejéis que nuestro pobre Sebastián sufra más esa tortura y locura. Salvad a su hija y sobre todo, disfrutadlo todo lo que podáis.

  1. ¡Lo estoy jugando estos días y la verdad es que me está encantando!
    Está mejor construido que el primero, pierde algo de “toque personal” pero gana en la mayoría de sus apartados.

    Por cierto Rodri, tengo ganas de verte en la liga del viernes y que nos pongamos al día. ¡Bienvenido!

  2. ¡Genial artículo!
    ¿Es cosa mía o la agente Kidman se parece cada vez más a Jill Vallentine (en su versión Julia Voth)?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.