Tomamos algunas fotos virtuales en el Día Mundial de la Fotografía

Numerosos son los juegos en los que, de alguna manera, podemos captar imágenes de nuestro alrededor. La fotografía lleva años mostrándose en esta forma de entretenimiento, siendo la manera principal de jugar o bien simplemente siendo un extra que nada tiene que ver con el resto de la historia. Y a medida que esta disciplina artística evolucionaba en el mundo real, lo hacía también en el virtual para una representación más fidedigna (un ejemplo es el hecho de poder hacer selfies en Zelda: Breath of the Wild).

Hoy, en el día mundial de la fotografía, queremos hablar de cómo está representado este arte en el mundo de los videojuegos. Lógicamente no podemos cubrir en este artículo todos y cada uno de los juegos en los que haya tenido representación, por lo que hablaremos solo de cinco seleccionados debido a la importancia de la fotografía en su desarrollo. ¿Estáis listos? ¡Preparad vuestros flashes y vamos allá!

 

Pokémon Snap (Hal Laboratory, N64, 1999)

No podemos sino empezar por este juego de Nintendo 64 en el que controlábamos a Todd Snap, un joven fotógrafo al que el Profesor Oak lleva a la Isla Pokémon, donde conviven numerosas de estas criaturas en estado salvaje. El objetivo principal del jugador consistía en fotografiar durante un safari a los Pokémon en la mejor pose, tamaño y calidad posibles a medida que avanzamos de manera automática por un recorrido fijo, marcado por unas vías. Conforme progresábamos en el juego, obteníamos nuevas rutas y maneras de interactuar con los pokémon, pero siguiendo limitados por el hecho de tener solo un carrete de 60 fotos en cada viaje (un recordatorio de aquella época en la que la fotografía digital aún no estaba totalmente implantada en nuestras vidas).

Project Zero / Fatal Frame (Tecmo, PS2, Xbox, 2001)

¿Cómo no mencionar esta famosa saga de terror en un día como hoy? En ella, el jugador debe dedicarse a explorar parajes de los más estremecedores, y fantasmagóricas habitaciones de estética japonesa tradicional, donde se va encontrando con entes de todo tipo a los que tan solo puede hacer cara mediante el empleo de la Camera Oscura: una cámara de fotos con el poder de dañar a los espíritus malignos.
La historia que esconde detrás varía con cada juego, si bien están relacionadas por una misma cronología que establece relaciones de parentesco o amistad entre varios personajes (Así, por ejemplo, vemos como Miku, personaje principal de la primera entrega, es la compañera de piso de Rei, la chica que protagoniza la tercera entrega), si bien las tramas son más o menos autoconclusivas, permitiendonos jugar a cualquier entrega sin necesidad de haber probado las otras y conservando el mismo estilo perturbador que se asegurará de tenernos en tensión en todo momento.

Dead Rising (Capcom, Xbox 360, 2006)

Aquí la fotografía no es tan importante en el desarrollo del juego como en los dos anteriores títulos, pero sigue presente. En la versión de Xbox 360, Frank West, fotógrafo de un periódico, se ve atrapado mientras intenta cubrir una exclusiva en un centro comercial infestado de zombies, a los cuales deberá enfrentarse con las armas que vaya improvisando, al mismo tiempo que rescata a los supervivientes o derrota a algún psicópata. Durante el juego teníamos la opción de usar la cámara que Frank lleva encima, obteniendo una puntuación para las fotografías que hiciésemos en función de su encuadre y su valor como contenido periodístico (esto es, su “morbosidad” en base a su dramatismo, su calidad humorística, o su, ejem, erotismo), pero por desgracia este modo se vio eliminado tanto en la limitada versión para Wii (Chop till you drop) como en la secuela.

Metal Gear Solid (Konami, plataformas varias)

Otra saga donde la fotografía está presente de manera secundaria, ya que en muchos de sus juegos tenemos la opción de hacer fotos de nuestro alrededor, llegando en ocasiones a ser el objetivo de la misión el hecho de obtener la imagen de alguna cosa en concreto (como por ejemplo, un fantasma, volviendo a sentirnos en Project Zero).
Si bien en casi todas las entregas de la saga aparece a modo de divertido extra con el que curiosear y “cazar” detalles y huevos de pascua de los desarroladores, su inclusión en MGS2 Sons of Liberty está directamente ligada a la trama, el juego empieza con un argumento que ahora estaría de rabiosa actualidad: Snake debe inflitrarse en un carguero para fotografiar un nuevo modelo de Metal Gear, y publicarlo en las redes para denunciar el empleo de ese tipo de arma por parte del gobierno. (“Like si quieres que el gobierno deje de usar Metal Gears, hashtag Philantropy”)
Al más puro estilo de Pokémon Snap, había una serie de cosas que podíamos fotografiar en lugares y momentos muy concretos, y que luego despertaban diferentes tipos de reacciones en Otacón.

Gran Turismo (Polyphony Digital, PsOne, PS2, PS3)

Ya a partir de su cuarta entrega incluyó el juego un modo fotográfico, que nos permitía usar nuestra creatividad para tomar imágenes de nuestro coche (que luego podíamos guardar en alta resolución) en diferentes posiciones y lugares a través de una cámara virtual. La misma estaba representada con características propias de sus equivalentes en la vida real, pudiendo escoger la exposición, el tipo de película, la profundidad de campo, entre otras cosas que sin duda mantendrán a los aficionados de la fotografía y los coches entretenidos un buen rato. A la selección de vehículos de la parrilla del juego se suma un estudio fotográfico de excepción: Polyphony Digital ha realizado exquisitas recreaciones de lugares tan bellos como el puente de la ciudad de Ronda o la magnífica arquitectura de la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia. Se ha confirmado que la nueva entrega, GT Sport, contará con este modo añadido entre sus opciones.

A través de estos juegos y muchos más, y a través de redes sociales (Instagram, Snapchat) se ha ido acercando la fotografía a todo el mundo, dejando que cualquiera haga sus primeros pinitos en este arte y permitiéndonos apreciar mejor el trabajo de aquellos que se dedican a captar un momento en una imagen.

Acerca del Autor

David

Hacer un comentario