ARTÍCULOS

Top 5 minijuegos de cartas

Poniendo las cartas sobre la mesa… virtual

triple triad final fantasy xiv

No hace mucho la gamuzina Celia O nos explicaba cómo jugar a Gwent. Aunque el juego de cartas de CD Projekt ahora está disponible como un free to play que puede disfrutarse por separado, nació como un minijuego dentro de The Witcher 3.
Muchos son los juegos que incluyen este tipo de divertimentos para el esparcimiento de nuestros héroes (y de nosotros mismos), quienes pueden olvidarse por un momento de la caza de monstruos o la salvación del universo y distraerse con una partidita contra otro personaje. Ya en los comentarios de aquel artículo se barajó la posibilidad de elaborar un top 5.

Como lo prometido es deuda, os presentamos nuestra lista con los cinco mejores minijuegos de cartas dentro de videojuegos. Aclaramos que solo listaremos juegos de cartas creados y contenidos dentro de otros juegos, no incluiremos ningún juego centrado en las cartas como mecánica jugable, como los de la franquicia Yu Gi Oh, ni tampoco versiones de juegos de cartas ya existentes en la vida real, como puedan ser poker en casinos dentro del juego o similares, al no tratarse de juegos diseñados ex profeso para la ocasión.

Caravan (Fallout New Vegas)

caravan falloutEste juego, consistente en lograr tres lotes (caravanas) de cartas de un valor entre 20 y 26 que logre superar al del rival, estuvo a punto de no entrar en la lista por aquello de que emplea cartas de la baraja francesa, dándole un regusto a mundo real que le despoja de cierto encanto. Sin embargo, el minijuego más popular de esta versión post apocalíptica del yermo de Nevada consigue una posición en el top gracias a que, en el mismo, tan importante es el conseguir la mejor mano durante la partida en sí como la preparación previa de nuestro mazo, el cual podemos mejorar con cartas de distintas colecciones (pudiendo tener durante la partida en nuestro mazo cartas “repetidas” siempre que pertenezcan a diferentes barajas: Topps, Ultra-luxe, SierraMadre… etc). Tan necesario es tener un buen mazo como saber jugarlo si queremos conservar nuestras preciadas chapas de nuka cola.

Arcomage (Might an Magic VII)

El juego de rol de la compañía 3DO contaba con este simpático minijuego asociado a dos misiones secundarias, en las que los jugadores deben obtener un mazo de cartas de Arcomage y luego jugar en todas las tabernas de Antagarich. Antes de empezar, se deben escoger 6 cartas de nuestro mazo. Al jugar al minijuego, se establece una altura preestablecida para las “torres” de los jugadores, se les da un “muro” con la que protegerla, y luego deben lograr una de las dos condiciones de victoria específicas establecidas por cada taberna: o bien obtener una torre de cierta altura, o destruir la torre de su oponente. Los jugadores se turnan para jugar una carta o descartarla, hasta que un lado logre la victoria a través de una de las condiciones establecidas.
El juego era tan completo y se volvió tan popular que, al igual que el caso de Gwent, luego contó con su propia versión standalone.

Pazaak (Star Wars: Caballeros de la Antigua República)

El excelente juego de rol ambientado en una galaxia muy muy lejana nos permite echarnos unas partiditas a Pazaak, una especie de variante del blackjack. Nuestro objetivo es pedir cartas y aproximarnos lo más posible a una suma total de 20 puntos. Sin embargo, la estrategia hace acto de aparición en forma de las cartas de nuestra baraja que elegimos antes de la partida, las cuales podemos emplear en cualquier momento, y que alteran nuestra puntuación, añadiendo o restando puntos. ¿Falta mucho para llegar a 20? Podemos añadir una carta de +5, por ejemplo. ¿Nos hemos colado hasta 23? Nada que nuestra carta -3 no pueda solucionar.
Como las cuatro cartas con las que contamos nos tienen que durar las tres rondas que tenemos que ganar para derrotar a nuestros oponentes, y como no sabemos con qué cartas cuentan ellos, hay que pensar muy bien lo que hacemos conforme nos vamos acercando a la cifra mágica.

Podíamos jugar en cualquier cantina, y a lo largo de nuestra aventura íbamos encontrando y ganando mejores cartas que añadir a nuestra cada vez más imbatible baraja. La simplicidad del juego no evita que resulte increiblemente adictivo, y estaría en mejor puesto en nuestra lista si las cartas hubiesen contado con algún dibujo de personajes o criaturas (ya había precedentes en otros juegos, y no es que el universo Star Wars ande escaso de “lore” para prestarse a ello), que justificase y animase a coleccionarlas.

Gwent (The Witcher 3)

El completo minijuego en el que Geralt de Trivia disputa varias manos contra los demás personajes de The Witcher 3 es un completo y equilibrado juego de cartas, en el que contamos con tres filas en las que colocarlas dependiendo de su función. No entraremos en más detalles, ya que Celia O lo explica muy bien en su tutorial, al cual os remitimos si queréis un conocimiento más a fondo de las reglas, pero sí diremos que el juego cuenta con esos pequeños detallitos para hacerlo especial y memorable: el lanzamiento de la moneda para deidir turno, los efectos de sonido de las cartas (con un aire a juego de PC de los 90 que recuerda vagamente a los sonidos de Age of Empires 2), la música celta de taberna de fantasía… No es de extrañar que el juego fuese ampliado y mejorado para lanzarlo en su versión standalone en formato free to play.

Triple Triad (Final Fantasy VIII)

Triple Triad (トリプルトライアード, Toripuru Toraiādo) es el minijuego de cartas incluído dentro de las aventuras de Squall y compañía (aunque luego repetiría en Final Fantasy XIV: A Realm Reborn). Diseñado por Hiroyuki Ito, el creador del sistema de batalla, este sencillo juego pone a dos oponentes, uno designado por el color rojo y el otro por el azul, a jugar en una cuadrícula de 3×3. Cada uno tiene 5 cartas, y el objetivo del juego es acabar con la mayor cantidad de cartas de tu color “volteando” las de tu oponente. Para ello, es tan sencillo como que el número en el extremo que toca la carta del contrario sea mayor. Por ejemplo, si tenemos una carta con un 8 a la derecha, y la colocamos a la izquierda de una carta que tenga un 7 en el lado izquierdo, la voltearemos, pasando a ser nuestra.
Lo que empieza de manera sencilla se va complicando poco a poco con la introducción de nuevas reglas más complejas, como casillas elementales, las cuales suman o restan puntos a nuestras cartas si sus elementos coinciden, o la posibilidad de hacer combos, volteando más cartas con las que acabamos de tomar, convirtiendo el tablero en una locura de cartas volteadas en cadena.

Al final de la partida, el ganador se queda con la carta de su oponente que prefiera. Y aquí es donde estaba la mala uva del juego: algunas cartas eran únicas y estaban en posesión de ciertos personajes por lo que, si las perdíamos, lo hacíamos para siempre (por lo que era recomendable guardar la partida antes de retar a un jugador diestro). Las cartas estaban adornadas con los personajes y monstruos del juego, y coleccionarlas todas se volvía tan divertido como el juego en sí mismo.
Lo más gracioso es que una vez nos hacíamos de la baraja, podíamos retar a cualquier NPC pulsando cuadrado en vez de X para hablar con ellos. E independientemente de la gravedad de lo que estuviese pasando, o de su cargo o relevancia, siempre se animaban a jugar.

El juego encabeza nuestra lista por lo sencillo que resulta aprender a empezar a jugar, pero cómo aún a pesar de lo simple de su planteamineto requiere mucha estrategia y planificación, volviendose cada vez más desafiante conforme van apareciendo nuevas reglas. Square volvió a intentarlo en Final Fantasy IX con Tetra Master, pero ese nuevo juego resultaba demasiado enrevesado en comparación, añadiendo una fila más y puntos de vida para cada carta, por lo que, puestos a elegir entre los dos, nos quedamos con éste. Además, tiene, con diferencia, la melodía más maja y memorable de todos los minijuegos de este artículo.

¿Estáis de acuerdo con nuestra lista? ¿Echáis en falta vuestro minijuego favorito? ¡Mostradnos vuestras cartas en los comentarios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.