Un Halloween para quedarse de piedra: Medusa’s Labyrinth

Imaginad que cojemos el laberinto del Minotauro, añadimos a Medusa, lo cocinamos bajo el Unreal Engine y lo aderezamos con la jugabilidad de Amnesia: The Dark Descent. El resultado es Medusa’s Labyrinth, un juego de terror en primera persona totalmente gratuíto que nos transportará a los rincones más oscuros de la mitología griega. Si estáis hartos de castillos de mazmorras húmedas, de mansiones repletas de zombies o de fantasmas en institutos japoneses, y queréis pasar miedo esta noche de brujas de una manera diferente, armaos de coraje y preparaos para enfrentaros a las más aberrantes bestias jamás surgidas del Hades.

medusa001

El juego comienza de forma misteriosa y amigable, hasta el punto de que puede recordar a un título de la saga Myst u otras bucólicas aventuras gráficas de los 90. A esto ayuda una ambientación rebosante de atmósfera, con habitaciones ornamentadas con frescos, ánforas, y cuencos con ofrendas y exvotos. Sin embargo, el paseo contemplativo por este mundo clásico no dura mucho, y tan pronto como descendamos a los niveles inferiores del templo el ambiente se tornará mucho más cargado y opresivo. Los corredores sumergidos en la oscuridad cuentan con una decoración muy diferente: las estatuas de piedra en que se han convertido los desafortunados exploradores que se adentraron en las catacumbas antes que nosotros.

medusa002

Para poder orientarnos, necesitaremos iluminar nuestro camino con una de las escasas antorchas que recojamos, y antes de que se extingan, ir prendiendo los braseros que vayamos encontrado, o de lo contrario nos veremos sumergidos en la oscuridad. Si somos afortunados, puede que encontremos un arco con el que intentar defendernos, pero no sirve de mucho debido a que son muy limitadas… y que suelen aervir más para cabrear a nuestro enemigos que para hacerles daño de forma significativa: si queremos sobrevivir a los monstruos que pueblan el laberinto, el sigilo será nuestro mejor aliado.
El juego tampoco cuenta con HUD o información alguna sobreimpresa en pantalla: si queremos saber cuantas flechas tenemos, deberemos mirar dentro de nuestro carcaj al igual que haríamos en la vida real.
La historia, narrada a base de las notas que iremos recogiendo, no hace mucho acto de presencia, pero da cierto trasfondo.

medusa003

El único punto que podría tildarse de negativo es su duración: si somos muy duchos, podemos completarlo en un par de horas. Pero habida cuenta de su caracter gratuito, su respetable acabado visual, y la gran inmersión que envuelve a todo el título, pocas pegas se le pueden poner. Una recomendable pesadilla griega para pasarlo mal la noche de difuntos.

Autor: Lázaro

Acerca del Autor

Lazaro

1 Comment

Hacer un comentario