ARTÍCULOS

Un repaso por la historia de los juegos de F1

La evolución del género vista a través de cinco títulos

Tras el desenlace del gran premio de Bahrein y a las puertas de la celebración del GP de China en el circuito de Shangai, los aficionados a la Formula 1 sienten esta semana las vibraciones de los motores de una manera especial. Nosotros también, ya que esta disciplina deportiva siempre ha estado muy presente en la evolución de los videojuegos, contando con su propio género y abanderando muchos de los avances técnicos de la industria. ¡Abrochaos el casco y revolucionad vuestros monoplazas! ¡Es hora de viajar por la historia de los juegos de F1 a través de cinco títulos históricos!

F-1 (Atari-Namco, 1976, Arcade)

Este añejo mueble arcade no es un videojuego propiamente dicho, sino que se trata de un mueble analógico que hace uso de un complejo sistema electromecánico, pero merece estar en la lista por su valor histórico y por su ingeniosidad: empleando una serie de films transparentes y un sistema de retroproyección, la pista se mostraba en pantalla, mientras que las colisiones se generaban gracias al mecanismo de la máquina (con una “simulación” de nuestro monoplaza explotando).
Aparte de hacer un cameo en la película Zombi (Dawn of the Dead, 1978), también dio origen a una colaboración entre Namco y Atari que duraría hasta bien entrados los 80, y sembraría el germen para el próximo título de nuestra lista.

Pole Position (Namco, 1982, Arcade)

Diseñado por Toru Iwatani, creador de clásicos de la talla de Pac-Man, el colorista Pole Position (ポールポジション Pōru Pojishon) sentó las bases del género, que hasta el momento se había debatido entre vistas aéreas o gráficos sencillos con punto de vista sobre el morro, haciendo uso además de una placa propia que permitía la sensación de perspectiva y velocidad gracias al reescalado de sprites. El mueble estaba dotado de un cambio de marchas (Low y High) y pedales de acelerador y freno. El primer juego en representar (de forma fidedigna) una pista del mundo real, el trazado Fuji Speedway, el juego fue pionero además en introducir una fase clasificatioria (en forma de “time attack”) antes de pasar al campeonato propiamente dicho.
El juego fue un éxito monumental, vendiendo en 1983 la friolera de más de 21.000 máquinas, y contó con incontables imitadores, además de varios ports a las diversas consolas de Atari y microordenadores de la época.

Virtua Racing (Sega, 1992, Arcade, Megadrive, 32X)

Sega ya había lanzado varios exitosos juegos de velocidad, siendo los dos Monaco GP dos excelentes exponentes recordados con especial cariño, pero dio un sonoro puñetazo en la mesa al revolucionar los salones arcade con Virtua Racing. Aunque no era el primer título de carreras en hacer uso de gráficos poligonales, correspondiendo ese honor a sus rivales Winning Run (Namco, 1988) y Hard Driving (Atari , 1989), Virtua Racing contaba con unos gráficos muy superiores, gracias a su nuevo hardware, la placa Model 1, que permitía una cantidad de polígonos y una complejidad del escenario que dejaban en vergüenza a la competencia, moviendose además a unos espectaculares 60 frames por segundo.
El título, diseñado por el legendario Yu Suzuki, sirvió de plantilla para los actuales juegos de carreras en 3D, sacandole todo el partido posible a las tres dimensiones al ofrecer varios puntos de vista, lo cual se convertiría en la norma en todos los juegos de velocidad de la compañía.

F1 2000 (Electronic Arts, 2000, PSX, PC)

El primer juego de Formula 1 creado por EA, F1 2000 contaba con informes detallados de telemetría para poder ajustar el monoplaza a la perfección. Con el objetivo de hacer el juego más realista que títulos anteriores, EA diseñó oponentes que cometían errores y sufrían averías. El juego también ofrecía comentarios de radio desde el pit al coche del jugador para mantenerle informado de las condiciones del vehículo y la pista.
El juego contó con buenas críticas y sus novedades fueron recibidas, pero sufrió la comparación con Formula 1 ’99 de Psygnosis, el cual era considerado un título superior en algunos aspectos, lo cual demuestra que el género contaba con muy buena salud. EA continuó elaborando juegos de F1 hasta que Sony se hizo con la exclusividad de la licencia en 2002.

F1 2013 (Codemasters, 2013, PS3, Xbox 360, PC, Mac)

Tras un periodo de títulos de Sony, Codemasters se hizo con la licencia en 2008, rompiendo así la exclusividad y permitiendo lanzamientos multiplataforma. Con la intención de revitalizar la una franquicia que empezaba a estar algo estancada alrededor de su cuarta iteración, la desarrolladora británica añadió una característica que muchos fans habían deseado tener en un juego oficial de F1 durante años: coches y circuitos clásicos.
En una temporada en la que los aficionados comentaban las restricciones derivadas regulaciones de la FIA, los jugadores prefirieron lanzar el furioso Lotus de Ayrton Senna a toda velocidad por las curvas de Brands Hatch antes que tener que andar pendientes de activar el alerón trasero movil en las muchas y lentas chicanes de Yas Marina, demostrando que, al igual que nosotros con nuestros top 5 históricos, los aficionados a los juegos de F1 son también un poquito (sólo un poquito) nostálgicos.

Y vosotros, gamuzinos, ¿habéis jugado a algún título de nuestra lista? ¿Cual es vuestro juego de F1 favorito de todos los tiempos? No dudéis en contárnoslo en los comentarios.

Deja un comentario