ANÁLISIS ARTÍCULOS RETRO

RetroReview: Indiana Jones y la Máquina Infernal

“¿Llamas a esto arqueología?”

Como una de las reliquias enterradas bajo la arena que rescata Indy en sus películas, Indiana Jones y la Máquina infernal permaneció mucho tiempo oculto. Antes de que existiesen parches creados por los fans, la falta de soporte para sistemas de 64 bits lo hacía imposible de instalar en sistemas modernos, y una inmerecida mala prensa terminó de enterrarlo en el éter de lo digital. Pero gracias al lanzamiento de la excelente versión parcheada y compatible de GOG, ahora podemos disfrutar sin problemas de este juego, al que pretendemos hacer justicia con esta review tras tantos años de injusto olvido. ¡Poneos vuestro fedora y agarrad vuestro látigo, nos vamos de aventura!

Buscatesoros virtuales

En el terreno de los videojuegos, las correrías de Indy se prodigaron sobre todo en las 2D, con varios juegos de plataformas de corte arcade y dos excelentes aventuras gráficas, paridas por una Lucas Arts en estado de gracia. Sin embargo, la llegada de las 3D supuso una revolución que obligó a replantearse géneros enteros.
Entre los que estaban sentando cátedra sobre cómo ofrecer al jugador un entorno tridimensional, había títulos como el revolucionario Super Mario 64, y una nueva serie protagonizada por una británica que se convertiría en el ojito derecho de la industria: Lara Croft.

Perú, Egipto, la búsqueda de artefactos en tumbas abandonadas… Resultaba obvio de qué influencias cinemtográficas bebía la saga Tomb Raider. Era como un juego de Indy, pero sin Indy.
Sin embargo, y a causa de una furiosa campaña mediática y de márketing, la popularidad de Lara se disparó y, a pesar de que en la práctica apenas hay juegos de este estilo (Se cuentan con los dedos de una mano: Soul Reaver, Akuji, Shadowman… os invito a que penséis en alguno más con la misma mezcla de puzzles y exploración no lineal de enormes espacios tridimensionales), dado lo novedoso del mismo se produjo un efecto parecido al de la salida del primer DooM, por el cual cualquier juego del género era etiquetado de mero clon a pesar de su calidad. Parecía que, tras cuatro entregas anuales, el género iba a nacer y morir con la propia señorita Croft.

En este clima finalmente LucasArts se animó a lanzar al mercado el primer juego 3D de Indy. Hoy día, nos parecería impensable que un crítico de videojuegos despojase de mérito a un título por ser del mismo género que otro pero, cuando se lanzó, Infernal Machine fue etiquetado como “otro clon de Tomb Raider” y los analistas no vieron más allá de eso. Lo cual es una pena tremenda, porque si bien es cierto que el juego comparte muchas mecánicas y elementos de juego, todavía tiene una personalidad propia y se siente como una verdadera aventura de Indiana Jones.

Tras los muros de Babilonia

La trama, aunque no está tan inspirada como la de otros juegos de Indy, contiene muchos elementos que serían reciclados más tarde en la película “El Reino de la Calavera de Cristal”: El año es 1947. Tras la derrota de los nazis, el mundo se ha visto sumido en una guerra fría. Los agentes soviéticos están husmeando en las ruinas de la legendaria Torre de Babel, aparentemente a la caza de un enorme poder sobrenatural que les de la ventaja. La agente de la recién creada CIA Sophia Happgod (personaje que algunos jugadores recordarán de Fate of Atlantis), reclutará al famoso arqueólogo y aventurero para dar al traste con los planes de los rusos.
Todo esto nos es contado con el motor del juego en escenas en tiempo real (que aunque hoy parezcan gráficos humildes, comparados con Tomb Raider IV tenían texturas a mayor resolución y se movían a 60 FPS estables). Estas escenas no solo aparecen al comienzo de un nivel, sino siempre que sucede algo importante.
Además de esto, Indy expresa a menudo sus propios pensamientos en voz alta, dando pistas sobre qué hacer o proporcionando algo de humor, como cuando expresa su frustración con la naturaleza críptica de algunas inscripciones.

Interpretado nuevamente por Doug Lee, de Fate of Atlantis, y dirigido y escrito por Hal Barwood, quien también dirigió la aventura atlante de Indiana, tanto el tono como los diálogos del juego recuerdan a los de FoA. Es una pena que el argumento no tenga una presencia mayor en la historia, porque algunos de los intercambios entre Sophia e Indy recuerdan esa chispa de la excelente aventura gráfica.
Ese estilo también se puede sentir en la naturaleza de algunos de los niveles. Mientras que los puzzles de accionar palancas y empujar bloques tan típicos de Tomb raider están allí, los rompecabezas que dependen de la observación del entorno y elementos del inventario juegan un papel más importante que en las hazañas virtuales de Lara Croft. Aunque no llegan a los niveles de las aventuras gráficas de la compañía, tienen una complejidad raras veces vista en un título de este tipo.

Otra gran diferencia es que a menudo Indy interactuará con otros personajes, quienes le pedirán que realice ciertas tareas, como una abuelita en un templo nepalí que nos pide que logremos hacer florecer una planta, un niño sudaní que nos pregunta la hora (y entonces nos daremos cuenta de que Indy NUNCA lleva reloj encima, con lo que algo tan sencillo como dar la hora se convertirá en una tarea mucho más complicada), o la propia Sophía, encerrada en una celda.
El mismo Indy se verá capturado por los soviéticos y despojado de sus armas en un punto concreto del juego en el que predomina el sigilo, y tendrá que hacer uso de su ingenio para escapar, muy al estilo del truco de la botella de ketchup en Metal Gear Solid.

Hay algunos guiños a las películas, como el empleo del látigo para balancearse por encima de obstáculos, tener que usar rayos de luz para encontrar el punto exacto en el suelo, o el uso de la misma lancha hinchable amarilla que en El Templo Maldito, pero el mejor elemento extraido de este filme es el que disfrutaremos en la pantalla de las minas del Rey Salomón, en el que manejaremos una genial vagoneta minera por un enrevesado recorrido.

“Un empujón y serías como yo, te apartarías de la luz”

Sin embargo y a pesar de todas estas virtudes, el juego no está exento de defectos. Los controles responden de forma un poco rígida a veces, y el esquema de botones para mandos modernos empleado en la versión GOG es muy peregrino e incómodo de usar. Esto último tiene, relativamente, solución, ya que si desactivamos el uso de mando en el menú ingame de opciones, podemos emplear la utilidad Joy2key para mapear los controles a nuestro gusto. Nosotros, por ejemplo, os ofrecemos un perfil para esta utilidad con el cual los controles quedan mapeados como los de los Tomb Raider de PsOne, el cual podéis descargar haciendo click en este enlace.

Incluso así, Indy es más lento que la grácil señorita Croft, necesitando más tiempo para realizar ciertas acciones como, por ejemplo, tardar una eternidad en sacar y apuntar su arma.
Algunos acertijos también pueden ser particularmente oscuros de descifrar, y los dos últimos niveles tienen un diseño muy abstracto, que no coincide con el tono del resto del juego. Sin embargo, tras estos últimos niveles el juego nos ofrece una última sorpresa: un nivel extra en el templo del ídolo dorado en Perú de Raiders of the Lost Ark.

Jugando hoy a Infernal Machine

¿Cómo jugar este juego en un equipo moderno? Nuestra recomendación es emplear la versión de la plataforma GOG, la cual está disponible aquí.
Esta versión, libre de DRM, viene parcheada con la última versión del juego y además de garantizar su ejecución en PCs modernos permite resoluciones panorámicas y HD tales como 1920*1080, como ilustran las imágenes que acompañan a este artículo.

Esta versión viene en inglés, pero se puede instalar su traducción oficial al castellano usando el parche disponible aquí.
Hacer notar, sin embargo, que la traducción y el doblaje ofrecen una de cal y otra de arena. A pesar de contar con actores muy profesionales (la voz de Indy la pone Camilo García, quien dobla a Harrison Ford en la gran pantalla cuando interpreta a Han solo), parecen leer las líneas fuera de contexto y de forma muy desganada. Algunas veces, Sophia dirá algún insulto cariñoso que quedará pronunciado de forma mucho más seca y descontextualizada.

También hay errores de traducción en expresiones como “What do you know?” (¡Mira tú por dónde!) traducido equívocamente como “¿Qué sabes?”.
Sín embargo, este doblaje me ha regalado uno de los momentos con los que más me he reído de todo el juego, al leer una pista muy críptica en una inscripción, Indy, que no ha entendido ni jota, dice tras leerla “¡Si hombre! ¡Y un café dos pesetas!”

Versiones en otros sistemas

¿Hay más opciones fuera del PC? Como todos los juegos 3D de Indy, Infernal machine tuvo conversión a otros sistemas: contó con un excelente port a Nintendo 64 realizado por Factor 5, el cual empujaba la máquina a los límites de su capacidad e incluía mejor iluminación en tiempo real y un sistema de inventario al estilo Zelda, además de un esquema de control menos ortopédico.
Por desgracia, el juego no contó con ningún lanzamiento PAL, y su lanzamiento en USA se hizo mediante una promoción de la mano de la extinta cadena de videoclubs Blockbuster, por lo que no se podía comprar en tiendas de forma normal. Esto la hace muy escasa, lo cual es una pena por dos motivos: es el único título del género en la máquina de Nintendo, y las técnicas empleadas por Factor 5 para estrujar lá máquina al máximo lo hacen un juego casi imposible de emular.

También existe una simpática versión para Game Boy Color, que hace uso de una acertada perspectiva a vista de pájaro.

Indiana Jones and the Infernal Machine para PC es una aventura 3D variada y decente, digna del nombre del aventurero, y aquellos que estén familiarizados con la fórmula de Tomb Raider y puedan ver más allá de los defectos del juego seguramente lo pasarán en grande.

¡Las aventuras de Indy no acaban aquí! ¡Volveremos a hacer restallar el látigo pronto con Indiana Jones y la Tumba del Emperador!

  1. Ya hechaba de menos tus reviews Lázaro, un análisis muy interesante y como dije en Twitter espero poder verte jugar a este juegazo

  2. Apoyo la moción!! Y si pudiera ser con el ‘outfit’ pertinente….. Ya sería impagable

    1. Echándole el ojo a cámaras buenas estoy. No te digo ná’ y te lo digo tó’…

  3. ¡Madre mía Lázaro! Es increíble la capacidad que tienes de redacción.
    Ya se te echaba de menos 🙂

    1. Uy, que va. Digo muchas tonterías. Ayer conforme terminaba casi escribo “fustigar el látigo”, y me enfadé conmigo mismo en voz alta. Espero que nadie me oyese desde la calle decir: “¡Idiota, el látigo no se fustiga, se restalla! ¡Fustigar un látigo es azotar un látigo con otro látigo!”. Supongo que estaba… fustigándome por nada, ¡ja, ja, ja!

  4. ¡Me alegra que le den justicia a este juego! Una pena que no fuese bien recibido por la crítica, pero bueno, para arreglar eso está esta web. He de decir que me ha encantado la parte de la misión del reloj, es increíble cómo no nos planteamos que una cosa tan mundana pueda ser tan complicada al mismo tiempo.

    1. Tiene momentos muy buenos, y se nota que esta gente venía de hacer el Fate of Atlantis: hasta los jefes son una especie de puzzles de entorno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.