ARTÍCULOS

Grandes Biografías: Reptile

El Outworld es un lugar divertido en el que crecer, más que nada porque en la escuela, a parte de la tabla de multiplicar, te enseñan a despedazar de manera sangrienta a ese compañero que tan mal te cae. Lo que pasa es que los niños son muy cabrones. La verdad es que eso de ser el único niño reptil en una clase del Outworld debería ser algo así como ser el único niño negro en una escuela tradicional de Tejas. Esto le costó a Reptile las mofas de sus compañeros, lo cual hizo que dejara de comer, lo que pasa es que el hambre le volvió toda de golpe a modo de Fatality.

Fotos del Playgame de Puertollano 2016

Visita la galería de imágenes de las fotos que hicimos los Gamuzinos durante el Playgame de Puertollano. ¡Gracias a Esther RM por las fotos!

Los chinos también pegan

En defensa de aquellos juegos que la gente no suele conocer, tengo algo que deciros. Probablemente ya muchos de vosotros conoceréis esta serie pero tan solo estoy reivindicando que lo juegue más gente (como ya deberíais haber hecho con Fighters Megamix). El caso es que en plena adolescencia hubo un juego de Play 2 que quedó grabado en mi retina y que probablemente podría ser el título de dicha máquina al que más horas he echado. En época donde se estrenaban las películas de “El Señor de los Anillos” y las batallas multitudinarias estaban tan de moda, yo ya llevaba un tiempo buscando un juego que me permitiera partirles el espinazo a una cantidad ingente de enemigos (de hecho llevaba buscando un título así desde “Gladiator”, peli cuya batalla inicial quedó grabada en mi memoria). El juego en cuestión era Dynasty Warriors 4, me llamaba mucho su temática y además había sido Nº1 indiscutible en Japón durante meses, así que decidí probarlo. Quedé completamente enamorado del mismo desde el primer momento.