Cinco enemigos que nunca te cansas de matar

La violencia está mal y aquí en Gamuza no la condonamos bajo ningún concepto (salvo que la recompensa sea la última lata de berberechos del mundo: entonces somos capaces de montar la Cúpula del Trueno si hace falta). Dicho esto, en el universo virtual de los videojuegos hay villanos tan malvados, tan repugnantemente malos, que se convierten en enemigos universales, en tanto que a todos nos gusta abatirlos una, y otra, y otra vez. No nos cansamos nunca de hacerlo: es uno de nuestros placeres culpables.
Seguro que más de un lector ha esbozado una sonrisa al mandar a conocer a su creador a alguno de los cinco enemigos de la siguiente lista:

Zombies

Carentes de humanidad o raciocinio alguno, estos seres inertes son incapaces de sentir nada y se guían por un único instinto: devorar nuestro cerebro. Estos caníbales exánimes representan todo lo opuesto a nosotros, aparte de ofrecer la ventaja moral de estar ya muertos; y es por eso que nos parece tan bien matarlos de nuevo. Hay quien dirá que es por la supervivencia, pero en el fondo nos encanta ver cómo se desmenuzan bajo nuestras balas estos engendros del infierno.

Tyrannosaurus Rex

Este lagarto del cretácico se ha creído que puede viajar al presente para merendarse de un bocado a ese vecino que nos cae tan bien. Esta bestia prehistórica solo sabe hacer una cosa: comer todo lo que se le ponga por delante. Tanto si pensáis que la gula es un pecado capital como si no, seguro que no necesitáis una excusa para volver a extinguir a este depredador tan molesto. No nos han faltado ocasiones de hacerlo: a los Juegos de la franquicia Parque Jurásico se suman varios Tomb Raider, Primal Rage, los Laser Rex de Turok, Dino Crisis, Far Cry… ¡hasta la franquicia Final Fantasy tiene al tiránico rey de los reptiles entre su bestiario. Y nosotros que nos alegramos por ello…

Nazis

Cuando alguien tiene por doctrina la segregación, el odio, el genocidio masivo de colectivos enteros y la opresión del mundo libre en general, no tenemos reparos en apretar el gatillo y mandarles al otro barrio. Desde que Wolfenstein 3D nos pusiera un arma en la mano y a Mecha-Hitler delante, no hemos parado de darles a los Nazis una ración de su propia Blitzkrieg. Ni siquiera necesitamos fidelidad histórica: aquí no se trata de reproducir acontecimientos, sino de otra cosa. Sniper Elite nos da la oportunidad de erradicar a Hitler con un rifle de francotirador (y volarle su único testículo de paso: eso es atención al detalle). La propia franquicia Wolfenstein nos ofrece realidades alternativas, y la serie Killzone, si bien no lo dice explicitamente, tiene en los Helgast el equivalente a Nazis del espacio. En algunas ocasiones, los planetas se alinean y tenemos juegos con Zombis Nazis, e incluso tiranosaurios nazis, con lo cual se concentra todo el mal del mundo en un solo punto y nos vemos en la obligación de aniquilarlos para devolver el equilibrio al universo.

Stormtroopers

Si bien podrían considerarse como otra instancia de Nazis del espacio, los Stormtroopers tienen una característica que los distancia de los anteriores. Los Stormtroopers, aún perteneciendo al malvado Imperio Galáctico, tienen una punteria de risa, se confunden muy fácilmente con los juegos mentales de Obi Wan, se dejan apalizar y robar el uniforme por un chaval rubio y un contrabandista, llevan armaduras que no les protegen de disparos directos de blaster y son, en general, bastante patosos. En el fondo, lejos de ser la personificación del temor que inspira el Imperio, dan un poco de pena (en el sentido de que son unos “pringa’os”). Y es por eso que nos partimos de risa cada vez que derribamos a uno.

Drácula

Puede que Drácula no sea el más malvado de los enemigos de esta lista. De hecho, se limita a quedarse en su castillo y somos nosotros los que vamos allí a fastidiarle rompiendole todos los quinqués a latigazos. El problema de Drácula es que, por mucho que nos empeñemos, y aunque nos apellidemos Belmont, mola mil veces más que nosotros: es más alto, más chulo, viste mejor y se lleva de calle a nuestras mujeres medievales. Además su lógica es irrebatible. Y, como los turrones El Almendro, da igual que acabemos con él: siempre vuelve. Es por eso que nos vemos en la obligación de derrotarle: porque  el muy condenado nos hace quedar en mal lugar.

Hay muchos otros enemigos en los videojuegos, pero sin duda alguna no nos hartaremos de eliminar a los de esta lista mientras nos queden fuerzas en los pulgares para apretar el botón de ataque.

Acerca del Autor

Lazaro

3 Comments

  1. David 27/02/2017 at 8:17 pm #
    Muy de acuerdo con los que aparecen, aunque echo en falta otros cuantos. ¿Dónde está el típico Goomba que tantas veces hemos aplastado, por ejemplo?
  2. Lázaro 02/03/2017 at 9:20 pm #
    Tienes toda la razón. Veo tus Goombas y subo la apuesta con los omnipresentes esqueletos: enemigo odioso donde los haya

Hacer un comentario