ARTÍCULOS HUMOR

Doblajes épicamente malos: Dynasty Warriors. Zhang Bao quiere que sientas el poder

So bad that it’s good

el poder de Zhang Bao

Existen montones de juegos japoneses que se han convertido en clásicos por derecho propio. Nadie discute que el primer Resident Evil, por ejemplo, es un juegazo incontestable. Sin embargo, por cada línea escrita en Internet para alabar este juego hay otra haciendo memes a costa de su, digamos, peculiar localización y doblaje, hasta el punto de que los mismos creadores de la saga son conscientes de ello y hacen bromas sobre acabar hecho un “Jill Sandwich” en las últimas entregas de la saga.

Esto es algo muy común en los videojuegos japoneses de mediados de los 90: ante la llegada de la tecnología del CD hubo un aluvión de juegos con voces y diálogos grabados, que no siempre contaban con la mejor de las calidades, en parte por el desconocimiento del idioma de los creadores, y a veces por limitaciones presupuestarias. Uno de esos títulos es Dynasty Warriors 3 para PS2. El juego era el primero de la serie en contar con voces grabadas para los secundarios, siendo tanto estas como la traducción del texto de calidad muy desigual. Sin embargo, hay un personaje, Zhang Bao, que se ha ganado el corazón de los aficionados a causa de la interpretación de sus líneas.

“You flaming idiots!”

Zhang Bao es un mindundi, un enemigo al servicio de la rebelión de los turbantes amarillos. Sin embargo, cuando las tropas del jugador llegan al campo de batalla, éste les recibe con el insulto más deliciosamente absurdo posible, con la mejor voz imaginable:

A pesar de que esto le deja el listón muy alto, la cosa mejora. La batalla continúa, y Zhang Bao tiene su segundo y épico momento de gloria. Va a detener a sus enemigos con El Poder. ¿qué poder es ese? ¡Sentid el poder de la… MAGIAAAAAA!:

La escena es impagable (Atención al movimiento en forma de abanico que hace con la mano): ¡El drama! ¡La ira! ¡El hecho de que solo haga aparecer dos tristes piedras! ¡El hecho de que las tropas las vean venir desde medio kilómetro y no se aparten de su camino! Podéis pulsar repetidamente la tecla 5 durante la reproducción para obtener un extra de MAGIIIIC.

La línea de diálogo y la forma de interpretarla se han ganado el estado de meme entre los fans de la saga. ¿Quién es el actor de doblaje que le dió ese toque tan… peculiar? Hace poco, Scott Miller, un ingeniero de sonido, aclaró el misterio de la identidad de Zhang Bao en un comentario de un video de Youtube. En palabras del propio Scott:

No sé cómo de relevante será esto a día de hoy, pero soy el “actor de doblaje [de Zhang Bao]”. Yo trabajé en este juego como ingeniero de sonido y se quedaron sin presupuesto, así que algunos de nosotros tuvimos que leer diálogos de personajes menores. Incluso la actuación de los personajes principales es rara. El supervisor de sonido era de Boston, y tenía un fuerte acento regional, después de insistir mucho hasta convencerle, le hice leer una línea de diálogo, ¡espero de veras que la usara!

“I’ve got the power!”

La siguiente entrega de la serie, Dynasty Warriors 4, se convirtió en un superventas en Japón, y era un auténtico tour de force visual que mejoraba mucho los gráficos. Así, a pesar de ser un secundario, Zhang Bao tenía un modelado y acabado equiparables a los de los personajes principales. Su interpretación, acargo de otra persona, mejoró… ligeramente, pero aún tiene ese delicioso aire cutre involuntario. En esta ocasión, Zhang Jiao, su hermano (e instigador y cabecilla de la rebelión) le transfiere parte de sus poderes para detener a sus enemigos. Lo divertido de la escena es cómo Zhan Bao oye una fantasmagórica voz en off al estilo de la de “debes vengar mi muerte, Kimba”, tras lo cual obtiene THE POWER, el cual le provoca un mini-orgasmo que le permite lanzar Hadoukens:

Los fans, eso sí, se sintieron un poco decepcionados con el hecho de que en esta ocasión Zhang Bao no usase la palabra MAGIIIIIIIIC, pero lo que está claro es que, de haber contado estos juegos con un doblaje más convencional, este personaje secundario, un mero esbirro machacable, no hubiese logrado alcanzar la celebridad, y eso es parte del encanto “so bad that it’s good” de estos juegos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.