ARTÍCULOS

Nos vamos a la feria con Shenmue III

Ryo, el vitanguero

La época estival entra en sus últimos compases, y es comun que en numerosos mucicipios de nuestra geografía se celebren ferias y fiestas locales, en las que, además de los actos públicos de rigor, se destina un área a tenderetes, chiringuitos varios y atracciones. Sin embargo, y por las circunstancias relativas a la pandemia de covid, las cuales no por asimiladas dejan de estar presentes, han privado a muchos durante ya dos años de estas celebraciones.

A pesar de ello, y tanto si este segundo año de coronavirus vuestro municipio ha optado por no permitir las celebraciones como si estas han tenido lugar pero habéis optado por mantener la distancia y no visitarlas, desde Gamuza no queremos que os quedéis sin feria, y os ofrecemos una manera de disfrutarla como solo nosotros sabemos: ¡Con videojuegos!
Más concretamente, con Shenmue III en su segundo acto. En el juego de Yu Suzuki, una vez abandonamos la aldea de Bailu, nos dirigimos a la ciudad de Niaowu. Sin ser una gran metrópolis, tras varias horas en un pueblecito rural chino en mitad de las montañas (en el cual, además, en cuanto caía el sol marchábamos a la casa de Shenhua), el bajarse del barco en el muelle y ver el ambiente nocturno, las luces y las tiendas es todo un contraste. Niaowu nos recibe, literalmente, con una feria.

En vez de ir directamente a buscar alojamiento, Shenhua nos propone echar un vistazo y curiosear por los tenderetes. Esta feria sabe jugar bien sus cartas, y nada más empezar nos encontramos con los puestos de comida. Ya sea de dulces, chucherías, chufas, frutos secos o fruta confitada, y aunque se trate de un juego es inevitable no sentir el olor a fritanga de la humareda que viene del puesto donde se asan chorizos, pinchos y demás aperitivos (aunque Ryo no puede tomarse un botellín aún porque no está en edad de beber).

No faltan los tenderos que pecan de excesivo celo profesional y te abordan para pedirte que pruebes una muestra de lo que venden con la esperanza de que piques y te acabes tomando algo. La mujer que atiende el puesto de los tés e infusiones (esto Ryo sí se lo puede beber) es particularmente insistente, pero por las reacciones de Ryo deducimos que el precio de las bebidas no va acorde a la calidad de las mismas.

Por supuesto, también estan presentes los puestos donde vende quincalla, cacharrería, artesanía de baratillo y toda suerte de artículos “chinosos”. Aunque no están los horrendos cuernos de marfil falsos, hay un equivalente igual de hortera en los jarrones terriblemente sobredimensionados que harán las delicias de todos los cuñados.
Aunque en esta primera noche no se nos permite adentrarnos más en la ciudad, tambien hay más adelante toda clase de rifas y puestos de juegos de azar. Shenmue tiene también todo tipo de maquinas de refrescos y gachapones en los que dejarse los dineros tratando de sacar juguetitos.

Por supuesto, ninguna feria está completa sin los puestos de bisutería y auténticas falsas joyas chapadas en “oro” del que desaparece al pasarle el dedo dos veces. Colgantes, gargantillas, pulseras… Por desgracia el juego no permite el regateo con los dependientes, así que si queremos algo más barato tendremos que buscar otro puesto que lo ofrezca. Tampoco hemos visto el mítico Casio indestructible digital omnipresente en todos estos sitios.
Si bien no hay atracciones al uso, cerca de los puestos hay un salón recreativo con máquinas muy del estilo de los camellos, las expendedoras de gancho… y todos los aficionados a Shenmue ya conocen la máquina de dar puñetazos, que si bien es de tres palas acolchadas en lugar del mítico punching ball, viene a cumplir la misma función: sacarse una puntuación a base de atizar porrazos. El DLC también añade un barco lleno de neones y tómbolas que a partir del segundo día de nuestra estancia en Niaowu termina de darle el ambiente cutre a la par que encantador de toda feria.

¿Echáis en falta vuestro puesto favorito? ¿Qué os parece la representación de Shenmue III de una feria? ¡No dudéis en decírnoslo en los comentarios!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.