ARTÍCULOS

La PlayStation Classic hace lo mínimo, y en inglés

Sin filtros. Sin savestates para cada juego. Sin traducciones

Varios medios han tenido ocasión de probar la que será la versión final de la PlayStation Classic, la máquina de SONY que trata de replicar la consola de 32 bits original en formato reducido, de forma similar a formatos retro similares como la NES o la SNES Classic de Nintendo.
Ya se han elaborado varios videos analizando las características de la máquina, sus opciones y sus menús, y la perspectiva no es demasiado halagüeña: Parece que la PlayStation Classic será un paquete muy básico que carecerá de opciones que se dan ya por hechas en alternativas de la competencia.

Los fans no es que estuviesen muy contentos con la elección de los 20 títulos que conforman el catálogo de la máquina. De hecho, de la lista de los juegos que los gamuzinos querían que estuviesen en la máquina, no ha entrado ni uno. Pero aún hay más motivos de disgusto ante la información que se ha podido comprobar directamente con la máquina entre manos.

Parca en opciones

Una vez arrancada la máquina nos recibe un sobrio menú que, aunque imita en su paleta de colores el menú de sistema de la original, no cuenta con música alguna. Desde ahí, podemos acceder a cualquiera de los juegos, pero no existen filtros, scanline, skins ni ningún otro tipo de opciones de presentación. La calidad de la imagen es un reescalado a la resolución 720p, sin opción a cambiarla a resoluciones superiores. Esto es un problema en juegos tan cláramente diseñados para aprovechar los televisores de tubo, y que pierden tantísimo en los nuevos televisores HD (creednos, es como el día y la noche: juegos como Resident Evil 2 casi parecen HD en un televisor CRT).

Si se pulsa el botón RESET para cambiar de juego, se nos da la opción de guardar un savestate, pero solo existe uno (las consolas de Nintendo cuentan con cuatro) y además es compartido entre todos los juegos. Sí que se pueden usar tarjetas de memoria virtuales, pero la ausencia de más slots para savestates (o, al menos, uno por juego) es inexcusable. De igual forma, la máquina no cuenta con más memoria ni posibilidades de ampliación, lo que descarta la posibilidad de una store que permitiese ampliar el catálogo en un futuro.

En perfecto inglés de las islas

Sin embargo, la peor noticia para los fans europeos en general, y los españoles en particular, es que la máquina vendida en USA será básicamente la misma que se venda en Europa. Los usuarios del viejo continente no tendrán una versión propia de la misma, lo que significa que ninguno de los juegos vendrá traducido ni doblado, aún cuando los lanzamientos PAL originales sí lo hicieron.
Abordar JRPGs como Wild Arms o Final Fantasy VII en inglés es muy complicado para los usuarios poco duchos con la lengua de Shakespeare, así como conocer y seguir los objetivos en Syphon Filter, además de ser totalmente imperdonable que los compradores de la máquina se vayan a perder el genial doblaje castellano del que hicieron gala Metal Gear Solid o el simpático Oddworld, Abe’s Oddysey.

Tampoco parece haber réplicas de las cajas de los juegos, ni reproducciones de los manuales originales. ¿Qué les pasará a los nuevos jugadores de MGS cuando cierto personaje necesite cierta frecuencia de códec?

Si bien la ausencia de ciertos títulos míticos en el catálogo, como Gran Turismo, se podría llegar a entender por cuestiones de pagos de licencias, es del todo incomprensible la dejadez y desidia con la que se han manejado todos estos otros aspectos de la máquina. Pretende apelar a la nostalgia de los fans, pero haciendo el menor esfuerzo posible, y si por algo era conocida la máquina entre los aficionados españoles, era por la gran cantidad de títulos traducidos y doblados que nos llegaron en su día.
El aficionado español a la PlayStation a cuya nostalgia se pretende apelar quiere jugar a Metal Gear con la voz del genial Alonso Vallés, y no a una versión americana que no conoce de nada. Parafraseando al gran Solid Snake: “¿¡Pero qué coño…!?”

  1. La cosa es, ¿le habrán puesto la musica de inicio al encenderse? Sino, es otro punto menos a su favor, de todos los que ya hay.

    1. Lo… “medio hace”. Sale el ruido de “piuuuuum piuuuuuuuuuum”, pero el logo no es exáctamente el mismo, y no sale luego el de psx (que tanto gustete nos daba). No lo entiendo… ¿Acaso quieren que los odiemos?

  2. Madre…. Al ritmo que van ni siquiera va a poder ser un bonito pisapapeles… -.-

    1. Los días de atrás me hacía gracia el hashtag de consola de postureo, pero, ¡Porras! Totally 100% #ConcolaDePostureo. ¿Cómo se puede hacer tan rematadamente mal?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.